Qué hacer si tu suegro te tira la onda

Suena extraño, ¡pero de verdad pasa! Y es que los suegros son un reflejo de varios rasgos de personalidad, costumbres e intereses de tu marido. Cuando se trata del mismo equipo de fútbol no pasa nada, el problema es cuando esos intereses convergen en ti. Puede comenzar con que tu suegro diga lo guapa que luces cuando te ve, o se acerque a ti de una manera que te incomoda. Hasta puede sugerirle a su hijo que vayan a una cita doble y se la pase pegado a ti. Sin duda es una situación incómoda, pero es familia, así que tenemos que aprender a lidiar con él.

Paso 1: Habla con tu esposo

Va a ser extremadamente incómodo porque lo más probable es que él no tenga ni idea de lo que pasa. Lo más probable es que diga que tu suegro es así y que simplemente no lo conoces bien. Evidentemente es pensar algo muy siniestro de su propio padre y eso no será sencillo para él, pero debes recordarle que no se trata del comportamiento de tu suegro sino de cómo te hace sentir. Si ya estás hablando con él es porque trataste de dejar pasar su conducta, pero es demasiado incómoda. Por el bien de su matrimonio, él tendrá que intervenir. Puede ser desde hacerle una broma que aclare que no es correcto su comentario hasta hablar seriamente con él.

Pas0 2: Si no, habla con tu suegro

Lamentablemente suele pasar que tu esposo le cueste demasiado creerte y de plano no lo haga. Por lo tanto, será momento de tomar el asunto en tus propias manos y hablar directamente con tu suegro. Prepárate con anticipación. Piensa bien cuándo será un buen momento para platicar con él, imagina su posible reacción y piensa bien cuáles serán tus palabras. Así tendrás confianza suficiente para vencer la incomodidad inicial y podrás ser perfectamente clara, sin dejar nada a su interpretación. Aclárale que si no se detiene, dejarás de visitarlo con tu esposo.

Paso 3: Si no funciona…

Como medida final y definitiva deberás dejar de ver a tu suegro. Esto es la medida final en caso de que ninguna de las anteriores funcione. Una vez más, por el bien de tu matrimonio vas a tener que ponerte firme. Esto sin duda será una prueba para ti y tu esposo, pero será por su bien. Si fuera cualquier otra persona tu esposo te diría que defendieras tu postura. Además, si te sirve de motivación puedes pensar en el buen ejemplo que le estás dando a tus hijos.

Este video te puede gustar