Hacerle caso a tu intuición: ¿sí o no?

Tu intuición está alerta todo el tiempo. Sin embargo, en muchas ocasiones olvidas que está ahí o simplemente decides ignorarla… La razón es muy sencilla: a veces nos enganchamos con personas o situaciones y es muy difícil soltar.

¿Es fiable?

Para mí la intuición siempre será algo fiable. ¿Quién mejor que tu cuerpo y tu mente para avisarte que algo no está bien contigo y debes retroceder? Además, se ha demostrado que la intuición de hecho es algo fiable. Algunos científicos guiados por el profesor Marius Usher en la Universidad de Tel Aviv, han confirmado que en 90 % de los casos tu intuición es más que fiable. La razón es bastante lógica: tu mente tiene grabados varios aprendizajes que muchas veces no se encuentran a flor de piel. Sin embargo, frente a una situación difícil, el cerebro reacciona y tu intuición aparece para guiarte. Las razones por las que a veces no te parece fiable son varias.

Estás enganchada emocionalmente a algo

¿Me quedo o no me quedo, lo corto o quizá cambie? Es muy probable que ya tengas la respuesta a todas situaciones, pero no te decides porque hay un factor emocional que te detiene. Estás enganchada a ese futuro incierto en tu imaginación, aunque tu mente ya haya triangulado la información necesaria para darte varios caminos a seguir. Hacerle caso a tu intuición a veces no es tan sencillo. Algunas personas no creen que sea algo razonable sin fundamentos concretos. Cosa que la intuición no te puede dar en la mayoría de los casos. Y algunas veces nos dejamos  ir por el primer pensamiento que tenemos cuando eso realmente tampoco es intuición, solo es capricho.

Mi intuición nunca me ha fallado

A menudo mis amigas me consultan sobre sus problemáticas y he aprendido a lo largo de tantos años como psicóloga de mentiritas que la razón por la que todos me considerarán tan fiable es porque sé analizar muy bien las situaciones de los demás. Esto permite que pueda tomar decisiones muy acertadas. Ante todo, siempre confío en mi instinto porque sé que ese conocimiento no proviene de la nada. En alguna parte de mi cerebro una pequeña alerta suena cuando voy a cometer el mismo error. Y aunque en ocasiones me doy el lujo de volver a cometer el mismo error, es cierto que seguir tu intuición te puede llevar a tomar una mejor decisión.

Cuándo no deberías hacerle caso a tu intuición

Las únicas ocasiones en las que no deberías hacerle caso a tu intuición es cuando más bien estás haciéndole caso a tus emociones desbordadas. En esas ocasiones cuando deseas con el alma que las cosas salgan de una forma diferente a la realidad. Como cuando quieres desesperadamente que tu ex regrese aunque ya tenga novia y haya estado lejos durante más de una década viviendo al otro lado del país sin hablarte. Hay veces en que creemos que le hacemos caso a la intuición, pero en realidad es a un impulso generado por el deseo de un resultado irreal. En esas ocasiones es mejor tomar decisiones con la cabeza fría, aunque ciertamente pocas veces ocurre.

Este video te puede gustar