Vamos a hablar de sexo por la puerta de atrás y todo lo que no te atreves a preguntar

El sexo por la puerta de atrás es una práctica muy común entre las parejas, aunque muy pocas se atrevan a admitirlo. Si te llama la atención practicarla te voy a contar un poco más acerca de ella, y cómo puedes practicarla de forma higiénica con tu pareja.

¿Qué tiene de especial?

De hecho esta es una de las posturas más placenteras que puedes agregar a tu repertorio sexual. Aunque no muchos se atreven a probarlo por miedo a sufrir dolor, por vergüenza o vivirlo como tabú. Finalmente esta práctica no es para todo el mundo, así como en todo tiene que gustarte o llamarte la atención para empezar a experimentar poco a poco. Solo con la experiencia vendrá el placer que acompaña a esta posición sexual. El sexo anal se puede usar como un preliminar para la penetración. La zona anal tiene un sinfín de terminaciones erógenas, estimulándola con delicadeza y abundante lubricante puede producir sensaciones diferentes que te llevarán a un orgasmo como nunca lo haz sentido.

Así puedes comenzar a familiarizarte con la práctica

 

Antes que nada, debes tener mucha higiene para practicar esta posición, asegúrate de que tu pareja y tu estén limpios para evitar infecciones o contagios de ETS. Puedes comenzar acariciando toda la zona utilizando bastante lubricante para evitar rozaduras. Recuerda que la relajación es indispensable, así que si piensas practicar esta posición pídele a tu pareja que sea cuidadoso y paciente. Quien sea que estimule la zona, ambos deben sentirse a gusto con lo que está pasando.

Masajea la zona y una vez que te sientas a gusto con ánimo de seguir experimentando pueden introducir un dedo. Así poco a poco el esfínter se irá dilatando con mucha paciencia y lubricante. Pueden utilizar algún juguete erótico para aprovechar la dilatación o bien pasar directamente a la penetración. Vas a sentir el reflejo de contraer el ano y los glúteos es completamente normal. Toma un respira relájate y disfrútalo. Deja que tu pareja vaya acostumbrándose hasta que consigan tener un ritmo.

Estos son los miedos más comunes 

En ambos sexos la zona anal es bastante placentera. De hecho, para ellos es una vía directa donde se estimula el punto g masculino, que se encuentra en la pared anterior debajo de la próstata. Lamentablemente muchos chicos nunca se atreven a intentarlo, pues creen que esta estimulación solo es para homosexuales. Ellos sienten que van a perder su masculinidad por intentarlo. Triste pero si supieran lo que se siente, muchos hombres lo pedirían sin pensarlo.

Por otra parte, el miedo es sufrir dolor o tener dolor en una zona tan privada. Algunas tienen miedo de verse ridículas o tener que parar a su pareja si a la mera hora no les gusta. Tienes que saber que el golpeteo dentro y fuera puede ser doloroso si se hace con mucha violencia o profundidad. Por eso debes hacerle caso a tu cuerpo y lubricar perfectamente para evitar lesiones. Finalmente  para lograr el mejor de los orgasmos lo ideal es pasar del anal al vaginal, siempre cambiando de preservativo. Ustedes deciden.

Estos son los beneficios del sexo por la puerta de atrás

En resumen estos son los beneficios de practicar esta posición:

  • Vas a tener un grado de intimidad muy alto con tu pareja.
  • Se logra un orgasmo diferente e intenso.
  • Para ellos es placentero pues la cavidad es mucho más estrecha que la vagina.
  • Tienen más herramientas para los preliminares.
  • Alternativas diferentes al sexo oral, la masturbación y el sexo vaginal.

Seguramente al leer esto la curiosidad te ha invadido, así que anímate a salir de la monotonía, experimenta con tu pareja.

Este video te puede gustar