Hábitos que debes dejar si buscas tranquilidad en tu vida

En nuestra vida diaria a veces tenemos ciertos hábitos que nos quitan tranquilidad. Estos nos hacen sentir molestas, nerviosas, ansiosas o asustadas y nos limitan poco a poco. Lo peor del caso es que ni siquiera nos damos cuenta. Es importante que reflexionemos nuestras acciones y actitudes y valoremos si nos están aportando algo bueno. A continuación te dejo una guía de hábitos que te quitan tranquilidad para que los dejes a un lado.

Empeñarte en tener siempre la razón


Querer tener siempre la razón en lo que hacemos, decimos y pensamos es algo que debemos evitar. Lo cierto es que hay personas que saben más que nosotras, que son más hábiles o han desarrollado capacidades distintas a las nuestras. No tener la razón en algunas cosas es totalmente normal y es mejor tomarlo como una oportunidad de aprender de los otros para mejorar.

Tener siempre el control

He de confesar que querer tener siempre el control de todo es uno de mis peores defectos. Hay situaciones que se escapan de nuestras manos y no podemos evitarlo. Cuando no tenemos el control nos sentimos sumamente angustiadas y frustradas. Por ello es necesario que nos limitemos a lo que está en nuestro ámbito de acción y dejemos fluir lo demás.

Ser autodestructiva

Hay personas que todo el tiempo se subestiman y se sienten inferiores a los demás. Si bien tenemos habilidades y conocimientos distintos no somos menos que nadie. No ganamos nada con autodestruirnos, es mejor reconocer nuestras debilidades y desarrollar nuevas capacidades.

Quejarte todo el tiempo

A veces quejarnos está bien y es útil porque externamos nuestra inconformidad sobre algo. Sin embargo, cuando las quejas se convierten en algo sistemático y habitual generan infelicidad.

Criticar todo

Las críticas son buenas hasta cierto punto. Vivir criticando todo a nuestro alrededor es señal de inconformidad e insatisfacción permanente. Si algo no nos gusta es mejor intentar remediarlo de acuerdo con nuestros alcances, y si no, dejarlo ir.

Sentir culpa

La culpa es otro sentimiento que nos desgasta y nos hace sentir infelices. A veces hacemos cosas que nos gustan o que disfrutamos y después nos sentimos culpables por lo que pueden pensar los demás al respecto.

Necesitar aprobación

A veces llegamos a hacer cosas por el simple hecho de que los demás las aprecien y valoren, pero no porque realmente queramos. Hay que valorar si realmente vale la pena gustarle más a los demás que a nosotras mismas.

Sentir dolor constantemente

Sentir dolor es una reacción normal cuando sufrimos alguna pérdida o un cambio drástico. Sin embargo, aferrarnos a él durante mucho tiempo no nos lleva  a nada. Hay que dejar de sufrir para seguir adelante y encontrar la tranquilidad.

Tener miedo

El miedo es otra reacción natural a lo desconocido, pero sentirlo de más nos limita y se convierte en una barrera para lograr nuestros objetivos y metas. Hay que atrevernos. Solo así desaparecerá la sensación de miedo y veremos la tranquilidad al final del camino.

No dejar ir el pasado

El pasado es eso, algo que se quedó atrás y que no tiene razón de ser en el presente. De vez en cuando sentimos nostalgia de recordar, pero solo eso. Aferrarnos a él nos trae tristeza o resentimientos y sabotea nuestra tranquilidad.

Reflexiona acerca de qué hábitos tienes tú y haz los cambios necesarios.

Este video te puede gustar