Guía para no ser tan dramática

¿Te consideran la reina del drama? No lo puedes negar, eres una chica dramática y por algo has llegado hasta aquí. Por primera vez tienes ganas de que todo sea diferente esta vez. Quieres que las cosas tomen otro curso, de una manera más relajada y un poco más feliz. Por ello, te comparto esta miniguía de pocos pasos para no ser tan dramática en tu vida.

Préstale atención a tus sensaciones

¿Sientes que estás a punto de estallar? ¿Te has preguntado por qué? Eres una mujer muy dramática porque no analizas tus sensaciones, pensamientos o sentimientos. Tienes que aprender a reconocer cuál es tu detonante ante ciertas situaciones. Si tienes un nudo en la garganta, te sientes muy caliente del cuerpo o las lágrimas escurren, ¡detente! En vez de explotar respira profundo y cuenta hasta 10, 20, 30 o hasta donde sea necesario. Si es necesario, huye del lugar (aunque se vea algo dramático) pero es por tu bien. Necesitas tomarte un tiempo para procesar todos tus pensamientos y tomar el control nuevamente. Piensa mejor las cosas antes de reaccionar de manera dramática, créeme que cambiará por completo tu perspectiva.

Reconoce el pensamiento distorsionado

Una vez que estés tranquila, te toca reconocer ese pensamiento distorsionado que te hace sentir así. Normalmente una, como mujer dramática, tiende a exagerar las cosas o a imaginar el peor escenario. Bueno, ¿qué tal si lo ves desde una perspectiva diferente? En serio, respira profundamente y piensa realmente si lo que ocurre es tan grave como parece. Puedo entender los escenarios, te da miedo que tu novio te termine, que te despidan de tu trabajo, que te estén engañando, etc. En ese caso, ¿qué tal si te preguntas a ti misma qué es lo peor que puede pasar? No olvides que para cada problema hay una solución. Además, tu reacción puede influir en las decisiones de los demás. Trata de relajarte y verás cómo todo cambiará su curso.

No seas la víctima

La verdad, ¡qué flojera! Estar con una persona que siempre se hace la víctima no es nada cool. De hecho, se vuelve rutinario y hasta te da pereza estar con alguien así. No seas la persona de la que los demás quieren alejarse porque es tan dramática. Tampoco trates de echarle la culpa a otros incluyendo las películas de Disney. Hazte responsable de tus actitudes, tú misma decidiste moldearlas. Juega a que eres la ganadora, la persona que no necesita “truquitos” para lograr lo que quiere.

Levanta tu ánimo

De ti depende cómo quieres que sea tu día: melancólico o muy feliz. No importa si algo salió mal el día de hoy, ¿quieres que te atormente todo el día o prefieres olvidar y seguir adelante? Es tu decisión, así que no hay excusas de que por una cosa todo se fue por la borda.

Este video te puede gustar