Guía de lubricantes, ¿cuáles son y para qué sirven?

Algo muy importante en las relaciones amorosas es, sin duda, la parte sexual. Con ello englobamos a la relación sexual como tal y a todos esos jueguitos eróticos que están alrededor. Para que la experiencia sexual sea placentera, hay algunos aspectos que debemos considerar. Uno de ellos es la lubricación. Es indispensable porque nos va ayudar a que todo sea más fácil y sensual. Los lubricantes pueden usarse tanto en la zona genital como en todo el cuerpo, y aquí te traigo las características de los que son hechos a base de agua y de silicona.

A base de agua

La mayoría de los lubricantes que se encuentran en el mercado están hechos a base de agua. Son amigables con la piel de todo el cuerpo y no generan ninguna incomodidad por la fricción. Puedes usarlos en jueguitos con tu chico, para hacer masajes, para acariciar e incluso para facilitar el uso de juguetes. Además, hay algunos muy divertidos que tienen sabor, por lo que es posible ponerlos en el cuerpo de tu pareja y lamerlos sin ningún problema. Estos lubricantes se absorben en la piel y al final desaparecen como por arte de magia.

De silicona

Los lubricantes hechos de silicona, a diferencia de los de agua, duran mucho más tiempo, por lo que quizá te rindan más. Es una excelente opción para las relaciones que solo implican penetración, sobre todo para las anales, porque esta parte del cuerpo no genera lubricación alguna. Además, es buenísimo para el sexo bajo el agua, en la alberca o en el jacuzzi. Estos también puedes usarlos con juguetes sexuales.

Tanto los lubricantes de agua como los de silicona son compatibles con los preservativos, así no te expondrás a contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS) y disfrutarás plenamente de tus encuentros íntimos.

Este video te puede gustar