Grooming: si eres mamá de un menor de edad tienes que saber qué es esto

El acceso a Internet y a la tecnología es una realidad diaria para la mayoría de los niños en este planeta. Y aunque tiene grandes beneficios, sabemos que el internet tiene un lado muy oscuro. El grooming es un término anglosajón que se usa para denominar el acoso sexual a los menores de edad a través de la red.

En pocas palabras, otro tipo de bullying digital. Consiste en que una persona adulta o un abusador se vale de las redes sociales, como FB, Snapchat o Instagram, para atraer y ganar la confianza de los menores con el fin de obtener concesiones sexuales.

¿Cómo sucede el grooming?

Es muy sencillo, especialmente cuando se trata de mentes jóvenes e inexpertas. Este acoso puede presentarse con tan solo pedirle al menor que envíe una fotografía o un video inapropiado. Existen casos mucho más graves en los que el depredador convence al menor de tener un encuentro físico. Las mentiras y la manipulación son las armas de estos depredadores. Su modus operandi es muy sencillo y ocurre así.

  • Se ganan la confianza del menor.
  • Intentan convencerlo de hacer lo que desea ofreciéndole algo a cambio.
  • Tras obtener una foto o video el acosador chantajea al menor con exponerlo.
  • El acosador manipula al menor y lo obliga a que haga lo que le pida.

Este último punto es el más grave del grooming, pues expone al menor al peligro de ser abusado físicamente, sexualmente y hasta en riesgo de ser secuestrado.

El posible prevenirlo mediante el uso seguro de la tecnología

Primero que nada, tranquilízate, no tienes que satanizar la tecnología, solo implementar algunas medidas de seguridad. Ya que el primer contacto con los acosadores comienza a través de la web, es necesario que enseñes a tus hijos a utilizar esta y cualquier dispositivo móvil de modo seguro. Incluso a cualquier clase de tecnología que permita contacto con desconocidos.

  • Establece hábitos de navegación seguros. Esto va desde establecer los horarios en los que tu menor puede usar internet, hasta impedir que usen computadora, tablet o celular donde no puedas verlo o controlarlo.
  • Enséñales de tecnología. Enseña gradualmente a tus chiquitos a usar la red, teniendo el cuidado de evitar los sitios inadecuados. Restringir las páginas y el uso de internet es de lo más sencillo.
  • Hazles saber que la información personal nunca se comparte. Es super importante que trates el tema con mucha seriedad.
  • Muéstrale a tus hijos a usar la nueva tecnología. Decidir cuándo pueden usar las redes sociales es tarea de mamá y papá.

Otras formas prácticas de evitar el grooming

Muéstrate asertiva con tus pequeños, especialmente con tus adolescentes. Sabemos que hablar de sexualidad puede no ser la cosa más sencilla, pero es importante que les hagas saber el riesgo que corren. Repíteles muchas veces esta verdad: una vez que una imagen, video o mensaje entra en internet, jamás se borra. Además, es necesario hablarles de lo que en realidad es tener una relación saludable y las que no lo son. Si existe un lazo de comunicación asertivo con tus hijos, estos tendrán la confianza de acudir a ti en cualquier momento.

Y si ya ocurrió el grooming…

Primero que nada mantén la calma. Es imposible ayudar a la víctima si no controlas tus propias emociones. Después, evita culpar a la víctima, no lo recrimines; mejor busca ayuda psicológica para tu pequeño y para ti. Así un profesional puede ayudarte a saber cómo proceder sin que esta huella marque tan gravemente la vida de tu hijo(a).  Finalmente, denuncia al agresor, dale toda la información que puedas a las autoridades respectivas.

Que no te dé miedo la situación, no estás sola, busca ayuda profesional.

Este video te puede gustar