Fue así como descubrí que estaba realmente enamorada

Todas hemos sentido mariposas en el estómago en algún momento de nuestra vida. Cuando experimentamos más de una vez ese sentimiento nos damos cuenta de que jamás se vive de la misma manera. Eso lo puedo asegurar porque he comprobado lo que se siente estar realmente enamorada. Vivir el amor en la actualidad es muy diferente de como era antes, pues ahora se ven inmiscuidas la tecnología y las redes sociales, por mencionar algunos ejemplos.

Marqué con emojis de amor su contacto

Recuerdo que cuando conocí al chico que robó mi corazón guardé su contacto en mi celular solo con su nombre. Sin embargo, conforme fui conociéndolo se ganó mi cariño. Debo reconocer que sin ser nada todavía, ya había conquistado un poco mi corazón. La pasaba muy bien a su lado, me encantaba platicar con él y después de un tiempo decidí cambiar su nombre en mi celular por unos emojis que me hacían recordarlo. Así, cuando me llegaba algún mensaje, sabía que era de esa persona especial.

Nos pusimos apodos cariñosos

Cuando nos hicimos novios empezamos a tener más confianza. Fue entonces cuando dimos un nuevo paso en nuestra relación y llegaron los apodos. No eran malvados, sino todo lo contrario. Ya sabes, como Mike y su chica en la película Monsters Inc., en la que él le dice a Celia “Cuchurrumina”. Bueno, pues algo así sucedió entre nosotros, nos identificamos con un animalito australiano y de ahí surgió nuestro apodo especial.

Quería presentárselo a todo el mundo

También supe que estaba realmente enamorada porque quería que todo mundo conociera a mi novio. Debo aceptar que antes de él no me importaba realmente si mi familia conocía al chico con el que salía. En ese entonces era suficiente con que la otra persona y yo lo supiéramos. Sin embargo, con ese chico en particular la situación fue diferente y quería gritarlo a los cuatro vientos.

Cada meme que veía lo compartía con él

Cuando conocí al chico del que me enamoré de verdad, los memes no existían como tal. Sin embargo, ya era habituales las imágenes curiosas, mismas que guardaba en mi celular. Las que consideraba especiales siempre las reservaba para él. Se las mandaba por mensaje y luego él me respondía con otras igual de cursis.

Pasamos tiempo juntos viendo una serie

Aunque en ese entonces Netflix no era la mayor plataforma de películas y series, aprovechábamos cada oportunidad que teníamos para ver juntos nuestro programa favorito. A veces nuestras citas solo se trataban de eso, ver nuestros programas y compartir opiniones. Era muy divertido porque pedíamos una pizza y hacíamos palomitas. En realidad esa era la tarde perfecta.

Hacíamos planes a futuro

También supe que estaba realmente enamorada porque quería hacer muchas cosas con mi chico. Él me tomaba en cuenta para cada plan que hacía referente a la escuela o a otras actividades. Después de un tiempo de relación queríamos hacer todo juntos. Así fuera ir a un concierto o viajar. Por desgracia, después de unos años todo terminó por cuestiones que no son sencillas de explicar. Sin embargo, sé que si algo no se acabó pese al distanciamiento es el amor que existió entre nosotros. Tal vez más adelante nuestros caminos vuelvan a encontrarse.

Este video te puede gustar