Fingir que nada pasó tras una infidelidad, ¿buena o mala idea?

Cuando te han sido infiel no sabes si fingir que nada pasó o enfrentar la situación. Por una parte, si ambos lo ignoran pueden continuar con sus vidas como si no hubiera sucedido. No obstante, algo dentro de ti te lo recuerda a cada instante e incluso ya no te sientes cómoda a su lado. ¿Qué hacer? Bueno, la verdad, es que lo mejor es…

Fingir que no pasó puede ser una buena idea

Si lo que realmente quieres es borrarlo de tu sistema puede ser buena idea. No obstante, hay dos escenarios que debes considerar antes de tomar la decisión. El primero es que ambos saben y han hablado acerca de la infidelidad. Obviamente no estás contenta, pero sólo quieres continuar.  Te advierto que jamás podrás hacer un reclamo de la situación, tampoco puedes utilizarlo como un chantaje para librarte de otras peleas. Solo así podrían regresar a la normalidad o al menos a un estado de tranquilidad.

Tú sabes, pero él no…

El otro escenario se presenta cuando tú sabes que él te fue infiel, pero él no sabe que lo has descubierto. La verdad es que no hay una razón lo suficientemente buena como para ignorar este acontecimiento. Puede ser que en verdad lo ames, pero eso no da derecho a lastimarte. Tampoco deberías permitir que alguien pase por encima de tu dignidad de esa manera. Además, por más que intentes ocultarlo vas a sentirte resentida y enojada con él y esa energía se liberará de una u otra forma. Quizá peleen por asuntos insignificantes, pero en el fondo tú  sabes que es por eso.

Enfréntalo de una vez

No te hará bien y tampoco favorecerá a tu relación que oculten la infidelidad. Cada uno sabe la responsabilidad que tiene en cuanto al engaño y debe afrontar las consecuencias. Créeme, es mil veces mejor decir la verdad sin importar cuán dolorosa sean.  Incluso si tienen que terminar, será mejor que quedarse en una relación tóxica.

Este video te puede gustar