Fases por las que nosotras pasamos mientras ellos ven el fut

Año con año las chicas tenemos que lidiar con los programas de deporte favoritos de nuestra pareja en turno. Si tienes mucha suerte, a ese hombre no le encantará ver deportes cada fin de semana. Sin embargo, ninguna se salva de los grandes eventos, como el Super Bowl, pues como dicen ellos: “el fut es el fut”. Estas son las fases por las que pasamos mientras ellos “disfrutan” del partido.

La cocinada

Aunque sabemos que en pocos minutos van a convertirse en unos desconsiderados, aun así los consentimos. Así que no falta la chica dispuesta a preparar algo de botana para los caballeros invitados al partido de la tarde. Entre buscar las cervezas, quesos y un montón de bocadillos sacados de páginas de internet y algunos videos para quedar como la novia considerada acabas exhausta. Así que cuando empieza el partido lo único que quieres es un trago, el sillón y quizá un tierno abrazo antes de que empiecen los gritos.

Al principio es puro amor

Tu chico está agradecido porque pasaste parte de la mañana cocinando cosas ricas y hasta fuiste al súper de último minuto para comprar ese six de chelas especiales que a él le encantan. Así que hasta ahí las cosas van bien. Después comienza el partido…

Intentas involucrarte en lo que a él le gusta

Como él no es multitasking, ¡aguas!, porque tus intenciones podrán ser las mejores, pero en el estado de excitación en el que se encuentra no va a poder explicar absolutamente nada. Te sugiero que le preguntes en otro momento, pues en el partido no tendrá paciencia para explicarte.

El momento del grito y el enojo

Después de intentar fallidamente, te dedicarás a mirar fijamente el siguiente proceso. Los jugadores corren detrás de la bola hacia la izquierda, se aplastan, se levantan, chillan  y corren el mismo proceso hacia el lado contrario. Después de unos minutos, tu chico le va a gritar a la televisión por el tiempo que dure el partido.

El apapacho fallido

No importa lo que hagas, no va a hacerte caso. De hecho, creo que hasta podrías pasar desnuda frente al televisor y él apenas lo notaría. Es momento de que dejes de buscar algo de atención, pues podrías acabar…

…Yendo al rincón

Pero vamos a darles chance, a nosotras tampoco nos encantan las interrupciones mientras vemos alguna de nuestras series. Así que dejémoslo ver el fut en paz, al fin y al cabo son dos horas. Después de ese lapso puedes ponerlo a lavar los platos usados en la preparación de la comida. Mientras miras tu serie favorita saboreando el resto de la botana.

No todo está perdido, siempre hay verle el lado positivo a las cosas.

 

Este video te puede gustar