Expectativas y realidades de la seducción

En el mundo hay muchos hombres y mujeres desagradables que se autodenominan “cazadores”. Ya sabes, como si las demás personas fueran animales. Creen que mediante actitudes altaneras serán capaces de seducir a otra persona cuando en verdad solo son muy molestos. Como ves, la distancia entre expectativas y realidades de la seducción es abismal. Por ello es mejor conocer qué cosas son muy desagradables y las que sí son favorecedoras.

Entre menos se finja, es mejor

Tanto hombres como mujeres suelen hacer una elaborada lista de movimientos para atraer a la persona que les interesa. En consecuencia, solo logran verse como personas muy necesitadas de atención. Además, proyectan arrogancia, y nadie quiere una persona así a su lado. Sin embargo, este estereotipo del hombre cazador y la mujer fatal ha ido pasando de generación en generación. Por lo anterior, muchas personas siguen empleando técnicas que deberían desaparecer de una vez por todas.

 La seducción viene desde el autoconocimiento

La mejor forma para atraer a otros es atraerte a ti misma. Solo cuando conoces cada aspecto de ti y eres capaz de amarlo, estás en posibilidad de compartirlo con alguien más. Para lograrlo, necesitas tener una autoestima fuerte; de ese modo podrás mostrarte tal cual eres sin mentirle a los demás. También podrás establecer límites claros en cuanto a lo que quieres, cómo y cuándo. De esa forma no permitirás que nadie te lastime o actúe en tu contra.

 Siempre es mejor tener expectativas realistas

La verdad es que seguir una guía de movimientos y actitudes es la peor idea del mundo. Lo mejor siempre es dejar fluir las relaciones de manera casual. Así conocerás a la otra persona de forma real y auténtica. Es más, ese ambiente tranquilo y sin pretensiones hará que te guste un poco más estar con esa persona.

 Lo creas o no, la honestidad atrae

La honestidad siempre es mejor recibida que muchas mentiras que a pesar de ser atractivas, nunca te llenan. Además, es reconfortante saber que hay personas dispuestas a ser honestas consigo mismas y con los demás. Al final, hacen que confíes en ellas y te entregues por completo. Así amas y eres amado de una forma más sana y honesta.

Este video te puede gustar