Expectativa VS. realidad de vivir con tu novio

En su momento, muchas parejas han pensado que la mejor decisión del mundo es vivir juntos. Antes de atreverse piensan en las dificultades que pudieran existir, pero las ignoran. La verdad es que no conocemos a nuestra pareja hasta que compartimos un hogar con ella. Cada expectativa que tenemos puede derribarse o ser rebasada. Por experiencia puedo decirte que es todo menos aburrido…

Conoces hábitos que cambian tu vida

Es cierto que todos tenemos manías curiosas que preferiríamos ocultar. Sin embargo, cuando convivimos con alguien más nos damos cuenta de que son más comunes de lo pensado. Por ejemplo, las personas que por las mañanas te hablan antes de lavarse los dientes. Otras personas no guardan sus cosas o no lavan los trastes. No obstante, hay hábitos que cambian la percepción que tienes de tu pareja. Entre ellos se encuentran el hablar o reírse solos, levantarse a medianoche o quedarse inmóvil mirando algo.

Hacer de comer es la peor tarea de todas

Ambos estábamos muy acostumbrados a comer en casa y, la verdad, a que nos atendieran siempre. En consecuencia, cuando comenzamos a vivir juntos no sabíamos hacer más que comida chatarra. Al inicio nos conformábamos con comer pizza o chilaquiles. No sé cómo, pero un día nos hartamos y comenzamos a cocinar. Al inicio estábamos muy entusiasmados, pero cada vez que las cosas nos salían mal, queríamos correr del lugar. Además mi novio ensuciaba más platos de los que teníamos.

Alguno de los dos toma las tareas del hogar más en serio

Yo suelo ser una persona muy desordenada en todos los aspectos. Sin embargo, cuando veo que mi habitación o mi casa en general es un desastre, me da pánico y necesito arreglar todo. Por ello procuro limpiar la  casa o por lo menos acomodar todo lo que esté fuera de su lugar. No obstante, mi novio es muy desordenado y siempre que quiere hacer una cosa desordena cien. Al principio esto  me hacia enojar o me desesperaba. Pero entendí que si seguía así todo se iba a terminar en un dos por tres. Así que decidí limpiar todo hasta que mi novio terminara sus deberes o a veces él limpia lo que hace.

Sus gustos chocan todo el tiempo

Antes de estar con mi novio, juré ya no salir con chicos que escucharán la misma música que yo. Tampoco quería salir con alguien que viera las mismas películas o que tuviera pasatiempos similares. Por eso, cuando conocí a mi novio me sentí aliviada pues tenemos personalidades un tanto opuestas, pero compatibles. No obstante, cuando limpiamos la casa y queremos escuchar música, mejor utilizo mis audífonos  pues aunque sí me gustan algunas de sus bandas, suelo aburrirme. Así mismo, cuando queremos ver una película o serie tenemos que lanzar una moneda al aire. Si por mí fuera, veríamos películas de terror todos los días, pero a él le dan miedo.

¿Tú has vivido algo similar con tu pareja?

Este video te puede gustar