Existen 4 miedos que todos hemos experimentado alguna vez, lo importante es saber vencerlos

La vida no siempre es color de rosa, en muchas ocasiones tenemos que enfrentarnos a cosas inimaginables para seguir creciendo. El problema es que nadie nos enseña a prepararnos para todo eso. Peor aún, bien dicen que nadie aprende en cabeza ajena y eso es cierto. Gente cercana, que nos aprecia, muchas veces nos dice que dejemos de hacer algo o que mejor optemos por otra opción para evitarnos una desgracia; ¿y qué hacemos? Los ignoramos por completo y nos aferramos a lo que nosotros creemos que es lo mejor. Así es la vida. Pero si hay algo que todos hemos experimentado de una u otra forma es miedo. Ojo, es importante aclarar que el miedo tiene diferentes caras y aunque a ti pueda darte miedo algo que a mí no, hay 4 cosas que a todo ser humano le aterran. ¿Sabes cuáles son?

Todos hemos experimentado miedo a la soledad

En realidad, no estamos solos por completo. La cuestión es que a veces nos sentimos solos porque las personas que nosotros desearíamos no están a nuestro lado. También hemos experimentado esa sensación al saber que nuestros seres queridos tendrán que partir en algún momento y nos sentimos desprotegidos. Lo más importante en este caso, es aprender a fortalecer nuestra autoestima para poder ver y analizar las cosas desde una perspectiva diferente. Dale fuerza a tu ser interior, para que aprendas a disfrutar de la compañía de las personas que quieres; pero también para que aprendas a disfrutar de la soledad. Hay que dejar de verla como un enemigo. La soledad puede enseñarte más de lo que imaginas, pero todo dependerá de con qué ojos quieras verla. 

Miedo a la escasez

Aunque es un miedo que todos hemos experimentado, hay mucho que podemos hacer para que nuestra situación no sea deplorable. Al hablar de escasez, podemos referirnos a quedarnos sin dinero, sin trabajo o sin algo que nos resulta muy importante. ¿Qué podemos hacer al respecto? Trabajar muy duro, buscar nuevas oportunidades que nos ayuden a crecer y seguir obteniendo eso que tanto deseamos. Muchas veces, dejamos de agradecer por lo que ya tenemos y por eso dejamos de recibir más. Lo principal es aprender a dar gracias por estar vivos, por poder disfrutar de un nuevo día, por tener a la gente que amamos cerca. Por tener una casa, un trabajo. Si aprendemos a dar gracias por todo eso, lo demás se irá acomodando poco a poco.

Tenemos miedo de enfermar

Muchas personas no creen en la relación que existe entre las enfermedades que experimentamos y el estado de nuestro ser. Sin embargo, créeme que todo lo que sientes, guardas y callas se va almacenando y va afectando tu salud. Las veces que te has llegado a sentir débil, es porque estás perdiendo tu fuerza interior. Si comienzas a sentirte culpable por diferentes cosas, permites que tu cuerpo se vaya debilitando al grado de ya no poder más.

Por ahí dicen que cada enfermedad tiene un origen en tus emociones. Por ejemplo: cuando callas algo, se convierte en cáncer de garganta porque eso se ha ido acumulando en esa parte de tu cuerpo. Si guardas rencores, también se suelen manifestar a través de diferentes tipos de cáncer. Cuando cargas con demasiadas responsabilidades, tu esqueleto comienza a tener problemas. ¿Qué puedes hacer para no dañar tu salud? ¡Aprende a amarte! Una vez que logras esto, podrás compartir amor con los demás. Recuerda que no puedes dar lo que no tienes y si no te amas, cómo esperas que otros tengan algún sentimiento afectivo hacia ti. Enfócate en vivir, en disfrutar, en que cada día sea único. Las críticas, los pensamientos negativos, todo eso déjalo de lado y no te envenenes a ti misma.

El mayor miedo de todos: miedo a la muerte

Aunque es el mayor miedo de todo ser humano, es algo que no podemos evitar. Todos, tarde o temprano terminaremos en el mismo sitio. Más bien, lo que puedes hacer es enfocarte en vivir la vida que deseas que otros recuerden sobre ti. Tú te irás, tu cuerpo dejará de estar en los lugares que frecuentas; pero lo que queda es tu recuerdo. ¿Cómo quieres que te recuerde la gente? Enfócate en hacer las cosas que tanto disfrutas, enfócate en compartir, en no hablar más de los demás, en luchar por tus sueños. Trabaja para ser quien quieres ser y eso será lo que dejarás sembrado en los demás como una pequeña semilla.

Este video te puede gustar