Estoy cansada de que solo me vean como la mamá de…

Me gusta ser mamá, recibir abrazos y besos sinceros de esa personita. Lo malo es que siento que me estoy perdiendo a mí. Desde el día en que mi hijo nació, me di cuenta de que había dejado de ser yo. Ahora ya no me veían como lo habían hecho hasta ese momento. Dejé de ser yo para convertirme en la mamá de fulanito y sí, ya estoy cansada de ello. Estoy harta de que las personas no me vean como antes lo hacían. Parece que dejé de existir para todos.

He perdido mi nombre

Hoy, me resulta extraño cuando alguien me llama por mi nombre. Desde hace años todos se refieren a mí como al mamá de… En un principio eso no me molestaba. De hecho, no es que me moleste, pero me parece injusto que las personas que me “conocen” no tengan la mínima idea de cómo me llamo. ¿Qué irónico no crees?

Ahora ya nadie pregunta por mí

Puede sonar un poco egoísta, pero desde hace mucho tiempo, cuando la gente (o la mayoría) me buscan, no es para preguntar por mí, es para saber cómo está mi hijo o qué ha sido de su vida. Está bien que se preocupen por él, pero eso no significa que yo no tenga sentimientos o que me sienta de uno u otro modo. A veces la maternidad es más complicada de lo que nos han dicho, créeme.

Por qué tiene que ser así

Como dije, la maternidad es grandiosa y sin duda no me arrepiento de esta experiencia. Lo único que me gustaría es que las personas no dejaran de vernos como lo que somos desde antes de convertirnos en madres: mujeres. Además de ser madres, somos hijas, hermanas, esposas. Tenemos sentimientos y una vida propia. Yo no quiero que se olviden de mí y que solo se enfoquen en lo que hago por medio de mi hijo. ¿Y tú?

Este video te puede gustar