Quantcast

Estoy aprendiendo a soltarte a ti, el amor tóxico que por poco me destruye…

Por  |  0 Comments

Por mucho tiempo escuché que el amor es lo más maravilloso en el mundo. Y claro que lo es, la cuestión más bien es saber hasta qué punto es bueno o no. Jamás imaginé que tú, la persona que más amaba y por la cual la vida daba, terminara convirtiéndose en un amor tóxico para mí.

Eran más tristezas que felicidad

Cuando me enamoré de ti, veía todo maravilloso. No había nada que se interpusiera en mi camino para amarte. Lo único que sabía que quería era estar contigo para la eternidad. Incluso los momentos llenos de tristeza, pasaban inadvertidos para mí. Sólo me enfocaba en ver lo mejor de lo peor. Puede que eso haya sido bueno en un principio, pero con el paso del tiempo me di cuenta de que no era así. Las tristezas siempre fueron más que los momentos de felicidad. En un principio no era consciente de nada, hasta que entendí hasta que punto permití que me desmoralizaras.

Quiero que sepas…

A pesar de todo el daño que me hiciste a causa de tu amor tóxico, quiero agradecerte por el aprendizaje que me diste. No te voy a negar que aún te extraño y quisiera verte de nuevo, pero lo mejor que puedo hacer es decirte adiós para siempre.

¿Por qué?

Los comentarios que me hacías poco a poco me fueron haciendo sentir poca cosa. Sé que también fue culpa mía por tener la autoestima por el suelo. Ahora me doy cuenta de que si hubiera estado mejor desde tiempo atrás, no hubiera permitido que me dañaras de esa forma. Permití que me alejaras de mis amigos, incluso de mi familia. Lo más curioso es que te gustaba tenerme todo el tiempo contigo, sin comprometerte al 100%. Siempre me amaste de la manera más fácil, sin complicaciones. Cada vez que había un problema huías, corrías y luego regresabas como si nada hubiera pasado.

¡Ya no me destruirás!

A pesar de que te quiero con locura, ya no puedo permitir que me sigas hundiendo en la oscuridad. Bastante fue el daño que permití le hicieras a mi autoestima. Tu ego anuló poco a poco mi personalidad, dejándome aislada. Lo peor es que pude haberlo permitido por mucho tiempo más, pues estaba cegada por el amor que te tenía.

Pensé que jamás podría alejarme de ti

Después de un tiempo comprendí que eras un amor tóxico, pero no quería alejarme de ti. Después supe que tus besos y tus caricias no serían suficientes para continuar a tu lado. Llegué a un punto en el que me sentía perdida sin ti, pero también me sentía perdida contigo. Ahora, con la frente en alto puedo decirte que no mereces mi corazón ni mi amor. Entendí que realmente quien no es suficiente, eres tú para mí. Tus indecisiones, miedos, cobardía, inestabilidad, inseguridad y miedo al compromiso me hicieron entender todo.

Eres lo que no quiero en mi vida

Acepto que me perdí entre tu mirada, tus besos, tu cuerpo, pero ahora lo más importante es rescatarme a mí. Soy una mujer muy valiosa y merezco a alguien mejor, no a un cobarde. Gracias a ti supe que tengo mucho amor para dar, pero no a personas como tú. Sé que el camino que me espera no es nada fácil y que muchas veces querré regresar a recibir tus limosnas. Pero no será así, porque estoy más que decidida a olvidarte y a empezar a ser feliz de nuevo. Quiero limpiar mi alma de ti, desintoxicarme y poder llegar muy lejos.

Te deseo lo mejor, siempre… ¡Gracias por ayudarme a darme cuenta de todo lo que soy capaz!


Este video te puede gustar