Estos son los mitos más comunes sobre la sexualidad masculina

Existes un montón de mitos sobre la sexualidad masculina. Para que te quites la venda de los ojos aquí te dejo algunos mitos que deberías dejar de creer. Que muchas personas crean lo mismo no quiere decir que eso sea cierto. Tomen nota y despejen sus dudas.

“Eyaculación es igual a orgasmo”

Si bien es muy común que la eyaculación esté acompañada de un orgasmo, no siempre ocurre. Algunos sexólogos han comprobado que el autocontrol en la respiración aumenta la intensidad de un orgasmo y puede prolongarlo sin que exista eyaculación. El sexo tántrico es el que practica este tipo de respiraciones para lograr una mejor conexión con la pareja es un ejemplo. El autocontrol ayuda a los chicos a tener relaciones más sensuales y lentas con su pareja.

 

Los hombres piensan en sexo todo el día

Es completamente falso. Imagina qué pasaría si un hombre estuviese pensando en sexo todo el día. Probablemente no podría conseguir trabajar o hacer cualquier otra cosa. De hecho, en un estudio de hábitos sexuales que se hizo en Estados Unidos, 43 % de los hombres admitió pensar en sexo solo dos veces a la semana o una vez al mes.

El pene mide lo mismo que los pies

Efectivamente esto es un mito, así que no te desgastes buscando el número de zapato de tu ligue. Existe más de un estudio que afirma que no existe una relación directa entre el tamaño del pene y los pies. El tamaño del pene lo da la genética. El tamaño promedio es de 8.25 en estado de flacidez y 16.5 en estado erecto.

El tamaño importa

Algunas encuestas acerca de sexualidad han demostrado que solo 10% de la población femenina le da importancia al tamaño del pene de su pareja. Sin embargo, el porcentaje restante está convencido de que su satisfacción sexual no depende de ello. Las chicas afirman que un pene de más de 20 cm suele asustar o impresionar. Lo que sí es cierto es que un miembro mucho más grueso suele estimular más el rozamiento y estimular los primeros centímetros de la entrada de la vagina. Y esta es el área más sensible en una mujer.

Olvida ya estos mitos y si tienes más dudas no dudes en preguntármelo todo, que yo investigo por ti.

Este video te puede gustar