Estos son los hábitos odiosos que tenemos las chicas con ansiedad

Pues sí, la verdad es que viví mi adolescencia siendo una chiquilla muy pero muy ansiosa. Y aunque ahora que ya soy una adulta las cosas han cambiado. Es un hecho que los hábitos odiosos pueden reaparecer. Cuando lo hacen hay que tener mucha paciencia

Rascarte

No les ha pasado ? Lo primero que yo hago cuando tengo ansiedad en grado alto es rascarme. Antes lo hacía en mi cara, claro que eso no me dejaba nada bueno. Con el paso del tiempo aprendí a ser consciente de esta mañana. Pero aún hoy en día en los días con más estrés acabo rascándome la espalda. No lo hagan chicas, la verdad es que una espalda con marcas se ve terrible, además duele bastante al bañarte.

Comer cualquier cosa

Los snacks son la gloria cuando tienes hambre. Para mi ha sido fundamental evitar comprar dulces, papitas y todo lo que tenga que ver con snacks azucarados. En mis días de ansiedad lo que intento es comer algo saludable. Esto me ayuda ya que comer cosas muy dulces me llevaba a comer salado y así sucesivamente, podría estar todo un día comiendo sin control alguno.

Revisar el celular cada 5 segundos

Pues la ansiedad no solo llega cuando traes una fila interminable de cosas en el trabajo. En aquellas ocasiones donde mi paz mental era dirigida por los hombres con los que salía. Revisaba mi celular unas 10 veces cada 5 minutos. Olvidate si no me contestaban, porque mi investigadora privada interna comenzaba a cuestionarlo todo y a resolver el misterio del mensaje sin leer por 5 minutos. La verdad es que la ansiedad no te lleva a un lugar de calma.

Pensar una y otra vez en lo mismo

Uff me confieso experta en crear diferentes escenarios para contribuir a mi ansiedad. Cuando intento dejar de pensar en algo es muy probable que 3 distintos escenarios estén cobrando vida en mi cabeza. Si tu también lo haces, mi consejo es que te resetees tratando de hacer otra cosa en ese mismo instante.

Sentirme culpable por cosas que ya están en el pasado

Por que a veces culparte por todo es como un snack mental. Por favor ¡No lo hagas! es un hábito terrible que tiene la ansiedad. Recordarnos un mal momento y repetirlo en nuestra cabeza haciéndonos sentir super culpables. Dejemos el pasado donde está que ya nada se puede hacer al respecto. Este es uno de los hábitos que he dejado atrás, cada día procuro vivir en el presente sin importar nada.

Pensar en lo que los demás piensan sobre ti

Que gran pérdida de tiempo. La verdad es que ahora que ya soy más emocionalmente responsable me doy cuenta de que muchas de las cosas que la gente critica constantemente de mi, son cosas que ellos añoran. Mi libertad es envidiada, mi libertad y el amor que tengo por las cosas que hago. Estoy segura que si tienes muchas chicas que te critican, es porque les recuerdas algo que no les gusta de si mismas. Así que no te lo tomes demasiado personal, te vas a ahorrar un montón de disgustos.

Este video te puede gustar