Estos días de encierro me han hecho valorar lo realmente importante

Debo reconocer que estos días de encierro no han sido nada agradables. En un principio parecía que todo iba a pasar rápido, pero conforme pasan los días, vemos que las cosas no cambian para bien. Estar alejada de mi famfilia, he pensado tanto sobre el ritmo que está tomando mi vida. No voy a negar que muchas cosas no materiales podrían ser importantes, sin embargo, hay ciertas cosas que con nada se pueden comparar.

Mi familia

Los extraño horrores y con tal de saber que todos ellos estarán bien hemos decidido mantenernos alejados unos de otros. Obviamente eso duele, pues no puedo correr a abrazar a mis padres. De lejitos he aprendido a decirles que los amo y trato de hablar con ellos todos los días para no perder la locura.

Mis amigos

Aunque nos hemos dejado de frecuentar por el trabajo y porque nuestros tiempos ya no coinciden, tratamos de mantenernos unidos. En estos días, nos damos cuenta de la importancia que todos le damos a esta unión, pues no dejamos de estar pendientes unos de otros. Nos cuidamos y apoyamos en lo que podemos.

Mi libertad

En estos días de encierro, si algo he valorado tanto como a mi familia, es mi libertad. No es que haya dejado de tenerla, pero por seguridad no he podido salir para nada. Ni al parque, ni por un helado, ni al cine. Lo más que he podido hacer por mí es tomar un poco de sol afuera de mi casa y hasta ahí.

Mi salud

Obviamente todos tenemos miedo de contagiarnos. Tal vez por eso es que he aprendido a cuidar de mi salud más que antes. Muchas veces, debo confesar, que por flojera o prisa no lavaba mis manos con tanta frecuencia. Sin embargo, ahora a cada rato hay que hacerlo.

Aunque estamos pasando por un momento complicado, no hay que darnos por vencidas. No dejes de hacer todo eso que te gusta, no dejes de decirle a la gente que te importa, cuánto la amas. Tengamos la mejor actitud y energía para que todo salga bien y podamos seguir disfrutando hacer y estar con quienes nos importan.

Este video te puede gustar