Esto es para todos los que se consideran niñófobos

De un tiempo para acá he notado un bombardeo impresionante en contra de los niños. He visto que en bodas, en el cine o en restaurantes se restringe la entrada a los pequeños. Es un hecho que la decisión de tener hijos es personal, pero creo que llegar a ese extremo es algo aberrante. A las personas a las que los niños les causan un issue se les conoce como niñófobos. Ahora sí, voy a arremeter contra todas esas personas, porque de verdad ya colmaron mi paciencia.

Cada cabeza es un mundo

Está bien si tú eres de aquellas personas que no quieren tener hijos. ¡Felicidades, bien por ti! Tú tomaste esa decisión tal vez porque eres demasiado joven. Quizá porque no has encontrado a alguien con quién formar una familia. Quizá no está en tu plan de vida. Sin embargo, eso no te da derecho a entrometerte en las decisiones de los demás. Mucho se lucha día con día para que la sociedad no ejerza la presión sobre las mujeres para que estén en casa o tengan hijos como para que tú empieces a quejarte por los niños que se cruzan en tu camino. De verdad, no es mi culpa si eres amargada, si tienes poca tolerancia a los niños o si de plano no son agradables a tu vista. Eso no te da ningún derecho de exigir que ellos dejen de compartir lugares contigo solo porque a ti te parecen fastidiosos.

Espacios públicos libres de niños

Como dije, desde hace unos meses he notado un fuerte movimiento de personas que piden espacios públicos libres de niños. WTF! Entiendo que a veces los niños desesperan, pero eso no quiere decir que uno deba privarlos de los mismos derechos que (se supone) tenemos todos como seres humanos. Bien dicen que un niño feliz es el que ríe, habla fuerte y se la pasa de aquí para allá. Si a eso le sumamos que tienen que ir al baño acompañados, que a veces se desesperan de estar mucho tiempo en un mismo lugar o que tiran comida por doquier a la hora que comen, ok! Como si todos esos estúpidos humanos que se quejan no hubieran pasado por exactamente las mismas cosas. Si no lo recuerdan ustedes, pregúntenle a sus padres. A ver si es cierto que dicen que eran bebés ejemplares.

Niñófobos

Me parece bastante increíble que muchas personas adultas se quejen del comportamiento “inmaduro de los niños”. Como si ellos por el simple hecho de ser adultos ya fueran seres completamente maduros. ¡Por Dios! Conozco gente super grande que hace peores berrinches que mi hijo de cuatro años. A todos esos niñófobos que se quejan de que compartimos espacio con ustedes quiero decirles que son una bola de ineptos. Parece que a pesar del punto en el que nos encontramos ahora como seres vivos, como seres humanos y como sociedad, no hemos aprendido nada. (Y me da mucha tristeza). Es muy fácil criticar, cuando ven que nuestros hijos hacen berrinche, sólo nos miran, susurran y hacen expresiones de crítica. “¿Cómo es posible que no pueda controlar a su hijo?”, se escucha de manera frecuente. Sólo me gustaría que por un maldito momento se pusieran en nuestros zapatos. Juzgan sin saber si hemos descansado lo suficiente para recobrar fuerzas y pelear esta batalla. Critican sin saber qué problemas hay en casa. No saben si tenemos trabajo para mantener a la familia, hablan sin tener idea de si nos sentimos bien emocionalmente. Lo único que hacen (y de manera estúpida) es juzgar. Como dije, pareciera que la culpa de un ambiente desagradable fuera sólo por obra de los niños.

La misma gata pero revolcada

Ahora son los niños, pero antes eran las personas homosexuales, los latinos o las personas con alguna discapacidad. Si hacemos memoria, esto es algo que la sociedad ha venido haciendo desde mucho tiempo atrás. Sólo van cambiando al sujeto de desagrado. Lo más curioso es que la mayoría de personas que he visto o escuchado quejarse de los niños son esas que en sus redes sociales quieren demostrar otra cosa. Fingen ser personas que defienden la causa que se les atraviese, supuestamente aman la vida y respetan cualquier forma de pensar. Si de verdad lo hicieran, no joderían la vida de otros porque a ellos se les hace incómodo. Esas personas son homosexuales que han sido señalados por sus preferencias. También mujeres juzgadas por abortar en lugar de tener a su bebé. Yo no juzgo, pero lo que me da tristeza es ver que como sociedad no hemos aprendido nada. Si pedimos respeto, debemos darlo también.

Está bien si no quieres tener hijos

La decisión de ser madre o padre es personal. Sin embargo, no pretendo juzgarte por eso. Si tú no soportas a los niños, si te parece desagradable tener que cambiar pañales, si no quieres perder tus noches de desmadre por cuidar hijos, está bien, es tu decisión. Pero, por favor, deja de meterte con los que sí nos quisimos aventar esa responsabilidad. ¿Por qué de la misma forma que pelean porque haya lugares públicos sin niños no pelean porque haya lugares libres de tabaco? ¿Acaso eso no te afecta (y peor que un niño) en tu salud? Además, no olvides una cosa: los espacios públicos son eso, espacios para todos. Si no quieres lidiar con los niños, con los indígenas o con los homosexuales, será mejor que no salgas de tu casa. ¡Así de fácil!

Cada quien se siente orgulloso de lo que es y de lo que tiene. Yo me siento orgullosa de ser madre y sí, siempre voy a defender a mis hijos.

Este video te puede gustar