Estas son las razones por las que preferiría ser mamá de un varón

A las mujeres se nos cría con el objetivo de llegar a ser mamá en algún momento de nuestra vida. Gracias a que el cambio está llegando a muchas mujeres, la decisión de ser madre se toma con más conciencia. Aunque suene duro, en realidad creo que no todas las mujeres deben ser madres. No obstante, si decides hacerlo de corazón, no hay mejor trabajo en el mundo… Yo quiero ser mamá de un varón, porque es muy diferente tener una niña a un niño. Hace algunos años, igual que el resto de mis amigas, moría por tener una nena. Claro que con el tiempo las cosas nunca salen como las planeas, pero el día de hoy me encantaría tener un varón. Estas son las diferencias que resaltan más entre educar nenes y nenas.

Es un reto, los niños son mucho más difíciles

Al ser mujeres tenemos las de ganar a la hora de tener una nena. Sabemos todo lo que hay que saber de ser mujer. También sabemos que las niñas siempre son más despiertas que los varones. Así que las chicas que tienen nenes, suelen toparse con una pequeña pared de confusión. Es ahí donde para mí surge la magia, pues no es lo mismo criar a una nena con buena inteligencia emocional, que a un niño. Por eso quiero ser mamá de un varón.

Tienes un gran compromiso, pues serás siempre su primer amor

Con gran ilusión pretendo en algún momento ser mamá de un varón, pues sé que tendré un gran compromiso con la mujer que más adelante se convierta en su esposa. Enseñarle a amar a un hombre es mil veces más difícil, que enseñarle a una mujer que ya trae ese chip incluido. Como mamá de un varón deberé enseñarle a respetar y a ver a las mujeres en su vida como a una igual. Además, sé que representaré todo lo que una buena mujer deberá ser para él en un futuro. En realidad es una gran responsabilidad.

La energía de un niño

Las chicas jugamos  de una forma y los chicos de otra. Es algo natural y hormonal hasta cierto punto. Aunque es verdad que una niña también puede ser un huracán. Es más usual que los varones tengan una energía vital impresionante. Además, los juegos de chicos siempre serán mucho más físicos que los de las nenas. Siempre he sido una mujer muy activa, así que también creo que tener un varón se me daría bastante bien. Conozco a muchas mamás que no pueden seguirle el paso a sus hijos, ¿y quién las culpa? Con tantas cosas que hacer, a veces dejamos de lado ese punch de energía para perseguir a tu hijo hasta por debajo de la mesa.

Incluir a papá en la críanza del niño

Los hombres suelen enamorarse de sus hijos, sean niñas o niños. Sin embargo, pocas mujeres tienen la conciencia de dejar a papá jugar con los bebés. Es cierto, no es lo suyo. Tampoco pretendo ser la mamá controladora que no deja a papá cambiarle los pañales porque lo hace mal. Si no permites que el padre lo haga, de vez en cuando o a menudo, jamás aprenderá ni estará cerca de sus hijos emocionalmente. Creo que la responsabilidad se debe dar en pareja. Solo así se consiguen adultos sanos. Lo que menos necesitamos en este tiempo son padres emocionalmente ausentes.

Criar a un hombre sano

Es un reto criar a un hombre que no sufra de “mamitis” pero tampoco por falta de amor. En nuestra sociedad estos son los problemas con los que las chicas nos encontramos a la hora de escoger pareja. Actualmente, no falta el chico que tiene a su mamá en un pedestal o el chico inseguro que nunca tuvo una conexión emocional con su papá. El futuro está en la educación de los más chiquitos. Si todas ponemos nuestro grano de arena, quizás en algunos años nuestras hijas o nietas no tengan tantos problemas de machismo ni de patanes.

Estoy consciente de que ser mamá de un varón no va a ser sencillo, pero bien valdrá la pena.

Este video te puede gustar