Estas son algunas maneras de detectar si un niño es víctima de acoso escolar

En los últimos años se escuchan más casos de acoso escolar, bullying en inglés. Lo cierto es que este problema social no es actual. Se presenta desde hace muchísimos años, aunque no tenía el nombre que se le da hoy. La diferencia es que ahora existen las redes sociales, las cuales se convirtieron en un canal para exponer estos casos. Seguramente, como madre de familia esto es algo que te carcome, porque nadie está exento de sufrir acoso escolar. Presta atención, porque estas son algunas maneras de detectar si tu hijo es víctima de acoso escolar.

Cuatro tipos de acoso escolar

Este mal social puede ser de cuatro tipos: sexual, cuando hay asedio, inducción y abuso sexual; de exclusión social, cuando se ignora, se aísla o se excluye; psicológico, cuando hay intimidación, manipulación y amenazas, y físico, cuando se golpea a la víctima. Esto quiere decir que tu hijo presentará ciertas conductas o síntomas según el acoso escolar del que es víctima.

Focos rojos

Toma en cuenta que el acoso escolar tiene como principal escenario el colegio. Sin embargo, puede ir más allá del plantel educativo y continuar a través de llamadas o mensajes vía celular. Llamadas de atención.

  • Miente o te oculta información de la escuela. Antes que nada, siempre tienes que saber quiénes son los mejores amigos de tu hijo y con quiénes se relaciona. Y diariamente pregúntale cómo le fue en la escuela, pero hazlo de una manera amena. Al hablar con él, analiza cómo se comporta. Por lo general, los niños que sufren bullying mienten, evaden la pregunta o responden incoherencias, ya que temen que la verdad salga a la luz. Según los expertos, los niños entre 5 y 7 años de edad evitan decir los nombres de los acosadores, ya que nombrarlos es como traerlos a la realidad.
  • Cambios en su conducta y estado de ánimo. Esta es una maneras más evidente de que un niño es acosado en la escuela. Sin embargo, tienes que prestarle mucha atención a tu hijo, ya que estos cambios no son repentinos. Se dan lentamente y afectan la personalidad de los niños. Por ejemplo, los chicos comienzan a aislarse, sufren miedos inexplicables y pide faltar a clases o busca excusas para no ir. En el caso de los adolescentes esto es más complicado, ya que algunas actitudes pueden ser propias de esta etapa de la vida debido a la edad y a los cambios hormonales.
  • Presentan señales físicas. Éstas son pruebas claras, y lo que tienes que hacer es fijarte si aparecen frecuentemente. Además, tienes que estar alerta, ya que tu hijo podría ocultarlas o inventar que se cayó, se golpeó con la puerta…

Apoyo y amor

Si confirmas que tu hijo sufre de acoso escolar, habla tranquilamente con él. Explícale que lo que vive no es “normal” y no tiene por qué temerle a sus agresores, ya que eso sólo hace que tengan “poder” sobre él. Pero principalmente dile que lo amas, que es único y que no está solo. El amor y apoyo son piezas claves para que tu hijo salga de este problema.

Este video te puede gustar