Quantcast

¿Estás pasando por una situación dolorosa?, aprende de ella sin que te derrote

Por  |  0 Comments

Ya en alguna ocasión les conté que tenía un carácter muy explosivo y me enojaba por todo. Este tenía origen en ciertas situaciones que durante mucho tiempo me mantuvieron deprimida, derrotada y enojada. Con el tiempo, todo cambió y ahora mi vida va en una dirección totalmente distinta. Cada vez que volteo y pienso en lo sucedido, entiendo que tenía que vivir esas experiencias para crecer tanto emocional como intelectualmente. En este sentido la mejor lección que aprendí fue a ver a la adversidad como una oportunidad para crecer… Sin que te derrote la misma situación dolorosa.

Cuando te llueve sobre mojado

Hace un año me encontraba en los últimos semestres de mi carrera, me sentía triste, pero feliz en cuanto al futuro. Sin embargo, esperaba lo mejor y por mi parte cumplía con mis deberes de forma responsable. Cuidaba a las personas que tenía a mi alrededor y procuraba hacerlas tan felices como ellas lo hacían conmigo. Por tanto, pensaba que el universo me recompensaría con cosas buenas; sin embargo, no fue así. Uno de mis familiares más cercanos se enfrentaba a la sombra del cáncer. Hasta ahora puedo decir que ha sido uno de los golpes más duros que he tenido en mi vida, pues no estaba en mis manos controlar aquella situación. Lo único que podía hacer era mantenerme positiva y buscar la mejor atención médica para esa personita. Desgraciadamente, por esas mismas fechas tuvimos problemas legales con alguna propiedades. Por si fuera poco, mi vida amorosa era un caos pues estaba con una persona que traía más problemas a mi vida que soluciones.

A veces el dolor no te deja ver

Siempre creí que la mejor forma de superar ese tipo de situaciones era trabajar duro en lo que estuvieses haciendo. De tal modo que la escuela se convirtió en una especie de escape para mí. Todos los días intentaba pasar el mayor tiempo posible en ella, pues de esa forma evitaba llegar a casa y afrontar las cosas. No obstante, cada día me sentía más deprimida, sola y enojada con todos y todo. Siempre que intentaba sentirme mejor me daba cuenta de que los pilares de mi vida parecía resquebrajarse y no entendía el rumbo que esta tomaría. Lentamente comencé a alejar a todas la personas que me rodeaban. Así mismo, me cuestionaba por qué me sucedían esas cosas. En ese sentido me daba lástima pensar que no importaba lo buena persona que fueras, si eso no te excluía de vivir cosas tan deplorables. Pasar por una situación difícil sin que te derrote no fue sencillo.

Aprendí que lo mejor aún había de venir

Un día me cansé de verme triste, mi familia me necesitaba más que nunca. Por tanto, no podía fallarles, así que decidí ponerme en pie y dejar de sentir lástima por lo que me sucedía. No fue fácil, pero tenía que sobreponerme y hacer lo mejor que podía. Me concentré en arreglar los problemas en vez de preocuparme por ellos. De tal forma que cada día ponía todo mi empeño en resolver un problema a la vez. Otra cosa muy importante fue que dejé de pensar en lo peor. Aprendí que llenarme de pensamientos negativos sólo harían peor lo que estaba pasando. Afortunadamente, encontré un apoyo impresionante tanto en mi familia como en mis amigos. Sé que sin ellos tal vez no hubiera podido pasar por todo ello. De toda esta experiencia aprendí que:

  • Cada golpe o situación dolorosa que experimentamos en la vida nos hace crecer.
  • La única forma de cambiar nuestra situación es haciendo algo por nosotros.
  • Debes cuidar, proteger y amar a aquellos que te hacen feliz, pues el amor con amor se paga.

Puedes pasar por cualquier situación dolorosa sin que te derrote. Sube la cara. ¡Sí se puede!


Este video te puede gustar