Estas son las cosas que una mujer madura no permite

La madurez es la coherencia que existe entre lo que se dice y lo que se hace. Es decir, se trata de vivir conforme a tus expectativas y valores. Así mismo involucra el respeto hacia las demás personas y la forma cómo conducen su vida. Muchas mujeres que han alcanzo ese nivel de plenitud en su vida no permiten las cosas que tal vez otras chicas dejan pasar o perdonan con facilidad. Deberíamos aprender de ellas para vivir de una forma más sana.

Las expectativas que las personas tengan sobre ella

Debemos reconocer que a las mujeres se nos otorgan imágenes y estándares muy altos. Lo peor de esto es que cuando no los cumplimos se nos recrimina de distintas formas. Por tanto, cuando somos jóvenes intentamos cumplirlos de una u otra manera.  No obstante, con el paso del tiempo comprendemos que las únicas expectativas que importan son las nuestras. Sólo nosotras sabemos qué queremos y cómo conseguirlo, en consecuencia, debemos seguirnos fielmente.

No permite personas desagradables o tóxicas en su vida

En ocasiones y por diversas circunstancias nos vemos rodeadas de personas de las que deberíamos alejarnos. Se trata de chicas que se dicen tus amigas, pero siempre nos ponen el pie de la peor forma posible. Amigos que parecen ser nuestros peores enemigos y personas a las que debemos soportar porque son parte de nuestra familia. Una mujer madura sabe que sin importar de quién se trate, debe alejar a las personas que no aportan algo positivo a su vida.

No acepta las opiniones acerca de su cuerpo

En alguna ocasión o dos hemos escuchado alguna opinión despectiva en cuanto a nuestro cuerpo.  Que si nos falta esto y nos sobra aquello, incluso nosotras desearíamos cambiar una cosa o dos. No obstante, con el tiempo entendemos que nuestro cuerpo es maravilloso por el simple hecho de hacernos existir y experimentar. Por ello debemos cuidarlo, respetarlo y hacer que los demás lo respeten.

Molestar a otras mujeres sólo por envidia

Finalmente una mujer madura comprende que las demás mujeres son compañeras y no competencia. Por tanto, trata de apoyarlas en lo que sea posible. Jamás pone en duda lo que la otra asevera ni cuestiona o critica sus decisiones.

Este video te puede gustar