Estas fotografías te muestran las dificultades de vivir en la calle

Vivir en la calle no es nada fácil, resulta mucho más duro de lo que muchos piensan. En realidad es una verdadera desventura no contar con un techo. Las dificultades de vivir en la calle suponen un verdadero obstáculo para quienes las sufren. Y muchas veces los afortunados que sí cuentan con él procuran no voltear a ver a los sin techo.

Sin embargo, aún hay personas de buena voluntad dispuestas a tender una mano a los menos afortunados. Ellos están dispuestos a brindar su ayuda desinteresada para generar un cambio en el mundo. He aquí unos inspiradores ejemplos.

El estilista con corazón de oro

calle 1

Personas como Joshua Coombes, a quien se le ha denominado el mejor estilista del mundo, son un ejemplo a seguir. Este hombre de 29 años de edad se ha encargado de darle un nuevo aire a las calles de Londres. Sin pedir nada a cambio, Coombes, corta y peina el cabello de los indigentes de la capital inglesa. Quizá parezca una simpleza, pero un cambio de look hace que el ánimo de estas personas mejore radicalmente.

Su objetivo es acercarse a la gente que enfrenta dificultades por vivir en la calle. Al establecer contacto con sus futuros clientes, les cuenta qué hace para que ellos puedan decidir si quieren o no el cambio de look. A través de su cuenta en Instagram Coombes documenta el antes y da a conocer su historia.

Finalmente, lo que busca Joshua es hacer un bien sin recibir nada en cambios. De hecho, es el fundador de este movimiento #Do something for nothing. 

La campaña #Do something for Nothing

calle 2

Esta campaña pretende despertar la compasión de las personas. Enseñándoles las dificultades de vivir en la calle para que puedan apoyar a las personas que lo necesitan sin pedir nada a cambio. Finalmente todos merecemos algo de amor. Empezó por un joven que corta el cabello a los indigentes sin pretender generar admiración, si no inspiración. Quizás si vemos esta buena acción en algunas personas, podría generarse una cadena de compasión y apoyo.

Si tienes la fortuna de tener un techo, comida y amor, puedes ayudar a quienes lidian con las dificultades de vivir en la calle. Considera que una frazada vieja puede ser un lujo para alguien que duerme cada noche a la intemperie.

Este video te puede gustar