¿Estarías dispuesta a enamorarte para siempre, qué opinas?

La eterna pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez. ¿Realmente existe el amor para siempre? Después de varias malas experiencias en el amor es normal ser escéptica en el ámbito de las relaciones. Frecuentemente nos detenemos a escuchar las historias más desastrosas de amor, y hacemos caso omiso de las parejas que pese a la experiencia deciden casarse o mantener una relación de mucho tiempo.

El amor sigue y seguirá siendo una incógnita, pero puedo demostrarte que es real. La verdadera pregunta en esta incógnita es sí realmente estás dispuesta a enamorarte para siempre. Aunque busquemos el amor hasta por debajo de las piedras, este solo llegará cuando estemos preparadas para amarnos primero a nosotras mismas.

Amarnos antes que a nadie

 

Antes de poder amar a otra persona es necesario que te ames a ti misma. De lo contrario encontrarás en tu camino a personas que pueden lastimarte. Cuando tú no estás bien contigo misma, es difícil que puedas tener una relación sana. Las parejas no están ahí para sacarte adelante, solo para tomarte de la mano en el camino. No es la responsabilidad de ningún hombre hacerte sentir amada o respetada. Mientras tú te sientas incompleta el no podrá hacer nada para complementarte. Solo tú puedes llenar el vacío en tu vida, para después compartir quien eres con otra persona.

Ser seres individuales

Ante todo somos seres individuales y nunca hay que perder esto de vista. Cuando llega el enamoramiento queremos estar pegadas a la otra persona todo el tiempo.  Unos meses después es importante encontrar el punto medio para ser una pareja funcional. Todas las parejas tienen el derecho a buscar la mejor forma para que su relación funcione. Enamorarte para siempre también significa respetar el espacio personal de tu pareja. Los ratos que él decida estar a solas o salir con sus amigos pues es algo natural y también sano para tu relación.

Ir de la mano de tu pareja

Tener una vida en pareja significa ir de la mano, cada uno con sus respectivas vidas individuales. En una relación, ninguno de los involucrados tiene por qué presionar al otro para hacer algo que no le guste. Y tampoco arrastrarlo si el otro no quiere avanzar. Como parejas estamos ahí para apoyar y acompañar al otro. 

Buscar a alguien que tenga metas similares

Enamorarte para siempre de alguien es tener un camino compartido, metas similares y anhelos. La felicidad de una pareja viene cuando ambos quieren cosas similares. Si estás en una relación y él quiere viajar y no tener hijos, pero tú quieres una casa e hijos, entonces el destino los separara con el tiempo aunque sean muy compatibles. Es un error común pensar que la otra persona cambiará de parecer con el tiempo, pues en la mayoría de los casos esto nunca pasa.

Entregarte sin condiciones

Cómo dicen por ahí en las buenas y en las malas puesto que en esta vida las subidas y bajadas son el pan de cada día. Habrá épocas en las que no puedes imaginar tu vida sin él. En cambio, en otros momentos tu relación puede caer en algunas escenas de la película El resplandor… sí pasa. Entregarte sin condiciones y aceptar que la vida tiene sus buenos y malos momentos es amor.

Enamorarte para siempre es más que vivir un cuento de hadas, existe pero es difícil de mantener. Ambas personas en la relación deben estar en la misma frecuencia y camino.

Este video te puede gustar