Esta es la razón por la que debes alejarte de quienes se quejan todo el tiempo

Detente un momento y analiza con qué personas te relacionas día con día. Tus compañeros de trabajo, el instructor de yoga, tus vecinos y amigos. Cada día convives con muchos de ellos sin darte cuenta la influencia que tienen en ti. Es casi un hecho que de entre todas esas personas, hay un diminuto grupo de conocidos que se quejan todo el tiempo. Si, sus quejas van más allá de “este platillo no está bueno”.

Al principio no te das cuenta

Recuerdo que cuando era pequeña, me gustaba conocer y relacionarme con mucha gente. Tenía “amigos” por todas partes. En la escuela, en mi vecindario, en mis talleres. Así fue durante toda mi infancia y adolescencia. Inocentemente, creía que el hecho de conocer a muchas personas sería bueno para mi vida. Sin embargo, con el paso del tiempo fui descubriendo que a veces era mejor no relacionarme de manera íntima con todas esas personas. Al decir “íntima”, me refiero a que no tenía por qué ser amiga de todo el mundo que se cruzaba en mi camino. Quizá desde hace muchos años me relacionaba con personas que se quejan se quejan todo el tiempo y no me había percatado.

La energía fluye e influye

Haciendo un gran paréntesis, puedo decirte que me queda claro que todos somos energía. No importa si es buena o mala, todos, personas, animales y demás seres tenemos energía. Cuando la carga de energía que traemos es muy fuerte, lo notamos porque se sienten pequeños choques de ser a otro. He tenido muchas experiencias bastante extrañas, en las que he comprobado que la energía influye. Ahora que soy más consciente de las personas y sus intenciones, me percato cuando hay algo que no va bien. Recuerdo que trabajaba en una agencia con puras mujeres. Casi siempre se sentía el ambiente tranquilo, relajado, feliz. Pero había días en los que había algo que se sentía diferente. Una de las chicas llegaba casi todos los días de malas (sin importar cuál era el motivo) y a la larga, eso nos fue afectando a todas. Era bastante extraño ver que en la agencia todas estábamos molestas o hacíamos nuestro trabajo con gran pesar. En ese momento no sabía por qué pasaba.

Por qué lo hacen

Es un hecho que todos nos quejamos en algún momento. Ya sea porque la sopa está salada, porque algo nos irritó y vemos todo con malos ojos. Todos pasamos por malos y grises días, pero hay quienes ven todos y cada uno de sus días con mucha amargura. Quienes se quejan todo el tiempo lo hacen porque para ellos ya es su modo de vida. Lo malo es que de acuerdo a los expertos, pasar media hora con alguien que se queda de todo, hace que las neuronas del hipocampo cerebral se despeguen. Como ves, el hecho de que ellos se quejen, no sólo afecta sus vidas, sino también la tuya.

Víctimas en toda circunstancia

Te darás cuenta de que estás conviviendo con una persona así, por varias señales. No importa si hace frío, calor, llueve o el sol hace que parezca que estás en el desierto. Sin importar cuál sea el clima, siempre se quejarán. A la hora de comer, pasa lo mismo. En el trabajo, suelen hacerse las víctimas. Aseguran que hacen mucho, incluso más de lo que les corresponde y no son reconocidos por ello. Lo mismo sucede con las relaciones amorosas. Suelen buscar a personas que les ayudan a sentir que su vida es una miseria para que puedan quejarse de todo sin ningún inconveniente. Convivir con ese tipo de gente te desgasta, más que hacer ejercicio, créeme. Yo por mucho tiempo estuve con esa clase de personas y no era nada bueno para mí.

Toma distancia

Para que esas personas no roben o desgasten tu energía, opta por tomar distancia. Si pasas mucho tiempo con esas personas, todos los días, parecerá que todos tus días son malos. Cuando se quejan por algo, puedes pedirles que te den una solución. A ver si es cierto que son muy buenos proponiendo soluciones para algo de lo que solo se quejan. Cada cierto tiempo puedes analizar tu vida y la gente con la que te relacionas. Si notas que alguien no está dejando nada bueno para tu vida, será mejor que tomes distancia.

Este video te puede gustar