Esta es la historia del peor patán del que me he topado en la vida

Bueno pues para colmo de males, te voy a contar lo que me pasó hace un año cuando salí con otro hombre equivocado. Espero que después de leer te deje algo bueno. A veces sentimos que las experiencias terribles que pasamos buscando el amor no sirven para nada. Pero quizás te pase como a mi. Después de un rato agradeces la brutalidad de los actos masculinos y encuentras una mejor forma de ser tu misma. Este fue el peor patán que yo me encontré…

El chico lindo o el peor patán

Hace un año conocí a este chico. La primera vez que le vi pensé que era un hombre atractivo, me llamó la atención que siempre estaba sonriendo (eso me gustó). El es una de estas personas carismáticas de las que casi no hay. Pero claro, no todo lo que brilla es oro y el gran problema de este chico era su inseguridad. El es una buena persona, responsable y estoy segura que tiene un gran potencial sin explotar. Sin embargo muchas banderas rojas se levantaron frente a mi en las citas y como buena mujer trate de evitar verlas. Cosas como: coquetearle a la mesera frente a mi, hablar sin parar de sí mismo sin preocuparse en lo mínimo de conocerme, menospreciarse a sí mismo con comentarios fuera de lugar y por si fuera poco buscar que fuera yo la que le buscara a él. Cómo todo chico tenía cosas buenas y malas. Por un lado estaba este hombre atractivo , responsable, con un gran sentido del humor. Y por el otro estaba el soltero de 30, el fiestero eterno con poca autoestima y un ego del tamaño de Napoleón Bonaparte.

Nos citó a las dos al mismo tiempo

Sucede que este chico es un amigo en común que tengo con una de mis mejores amigas. Mi amiga organizó una parrillada de fin de semana a la que obviamente ambos íbamos a acudir. Antes de llegar a la casa de mi amiga me mentalicé. Las cosas con este chico no iban ni para adelante ni para atrás. Nuestra comunicación era una combinación rara entre amistad, mensajes un poquito sugerentes a los que nunca les di cuerda y despedidas como las que les mandas a tus compañeros de oficina si fueras terminator “estamos en contacto baby”. Entre tantas señales mezcladas yo había decidido hablar en persona con él para dejar en claro nuestras expectativas y no seguir perdiendo el tiempo. Pero no tuve tiempo para eso, cuando llegue a la parrillada él estaba sentado platicando con una chica con la que se veía sospechosamente cerca.

No sé quién es ella pero lo averiguaremos

Como toda persona educada salude a esta chica. De hecho llegué a pensar que la había traído en plan de amigos. Porque en ningún momento le vi a el interesado en acercarse a ella de una forma cariñosa. El se me acercó varias veces en la noche pero sin decirme una sola palabra. No se molestó en platicar conmigo, me daba la impresión de que quería que le tomara de la mano o algo. Yo estaba realmente confundida con la situación. Tuve la oportunidad de platicar con esta chica que irradia buena vibra y me cayó super bien. Fue cuando estaba platicando con ella que me di cuenta que Napoleón Bonaparte había decidido conquistar otro puerto (estoy hablando de mi mejor amiga de toda la vida, quién fue mi acompañante esa noche). Quien se encontraba con una expresión de confusión total.

Napoleón cayó

Literalmente las copas se le pasaron al chico y terminó retirándose de la fiesta. Dejando ahí sola a su “amiga”. Después de que él se fue a acostar un rato en el cuarto de huéspedes de la anfitriona, la supuesta amiga y yo descubrimos que ninguna de las dos era la “amiga”. Ella llevaba 6 meses saliendo con él y yo apenas 2. Por si fuera poco mi mejor amiga que estaba en shock, nos contaba a ambas como Napoleón le había coqueteado y le había dicho que en ningún momento había salido conmigo. La noche acabó con una mujer muerta de risa por la situación y dos mujeres enojadas bloqueando al patán en cuestión por sus malas acciones.

Lo que se aprende a la mala

Después de estar furiosa por 4 días, comencé a ver la vida por lo que es y a tomar las cosas buenas de esta experiencia. Chica si alguna vez te encuentras en mi lugar con un hombre que no se ve cuál es su verdadera intención contigo, ve y preguntale directamente. Dejemos de perder el tiempo con hombres que no tienen la misma inteligencia emocional como nosotras. Creo que está por demás decir que ninguna de las involucradas merecíamos ese trato. Pero si soy sincera creo que pude haberme evitado el mal trago haciéndole caso a las banderas rojas. Finalmente aunque el chico no estaba en sus 5 sentidos y todos sabemos que se toman decisiones muy tontas cuando estas de copas. Hay que tomar las cosas de quien vienen. Y claro desahógate si te lastimaron, estés saliendo o no con el sujeto. Está bien sentirse enojada, decepcionada y llorar a veces limpia las malas experiencias. 

Sobretodo hay que tener compasión

No me tomo personal lo que pasó esa noche. Aunque estaba en mi completo derecho a enojarme por la grosería que me hizo. Al final él se defendía diciendo que no estaba saliendo con ninguna de las tres. El caso no era que saliera o no en serio con alguna, sino el respeto. Mismo respeto que debemos darnos a nosotras mismas y a los demás. Hay que ver estas acciones con más compasión porque todos tenemos en ocasiones un switch para ser patanes, groseras y malagradecidas con los demás. A veces olvidamos que detrás de esas patanerias hay hombres y mujeres sufriendo un caos emocional. Pero dentro de todo está el aprendizaje. No te estoy sugiriendo que salves a nadie, porque aquí solo nos podemos salvar nosotros mismos.

Seamos más empáticas con los demás. Sin dejar que nos arrastren sus inseguridades y miedos. Dale tu amor y energía a quienes la aprecian y atesoran. Porque te mereces todo el amor que estes dispuesta a dar.

Quieres conocer otra de mis historias fallidas de date… aqui te dejo otra

Este video te puede gustar