Ésta es la forma en que podría curarse la homosexualidad

En pleno siglo 21 y aún mucha gente está en contra de las preferencias sexuales que cada uno tenga. Sólo pienso, si tú no eres el que se está relacionando con esa persona, ¿por qué tendría que afectarte? La buena noticia es que ya hay una forma para curarse la homosexualidad. ¿Quieres conocerla?

¿Puede curarse la homosexualidad?

Claro que se puede curar si aceptaras que un ser amado no tiene las mismas preferencias sexuales que tú. También puede suceder si no le haces caras a la pareja de tu hijo cuando la lleva a casa para presentárselas. Imagina que te conviertes en abuela y uno de tus nietos o nietas llega y te pregunta qué harías si en algún momento llega con una pareja de su mismo sexo. ¿Qué le responderías? ¡Exacto! Sí le dices algo amigable como “haría una comida especial”, estás siendo parte de la cura.

El ser es lo más importante

Piensa en cómo reaccionarías si tu hermano o hermana te dijeran que sus preferencias no son las convencionales. ¿Te alegrarías por él o ella porque ha encontrado la felicidad? ¿O te dedicarías a rechazarle o juzgarle? Si tu amiga te dijera que se va a casar con una mujer, ¿cómo reaccionarías? Lo mejor sería decirle: “wow, espero con ansias tu fiesta. Estaré en primera fila”. La cura aparecerá cuando nos demos cuenta que lo que importa es el amor, sea entre un hombre y una mujer o dos mujeres. El ser es lo que importa, no las preferencias que tenga ese ser.

Se trata de alcanzar la felicidad de la manera que cada uno lo decida. Olvídate de lo que diga la sociedad que es bueno o malo. En este punto de la vida, lo más importante es aprender a ser empáticos. Se trata de que apoyes a tu familia o seres queridos por encima de cualquier crítica. El mundo mejorará y recobraremos las esperanzas cuando la gente pueda salir sin temor y demostrar qué es lo que le gusta o a quién ama. Cambiará cuando aprendamos a respetar y no a juzgar.

Sólo en ese momento podrá curarse la homosexualidad y muchas otras cosas.

Este video te puede gustar