Eres la velita encendida si reconoces estas señales

The fallback girl es la chica que está siempre disponible para salir, hablar, etc. con un chico. No lo seas. Basta de ser el plato de segunda mesa. Ser la “velita encendida” de alguien es terrible. Esa persona que regresa siempre a buscarte solo está jugando contigo y, lo peor, es que lo estás dejando hacer lo que quiere con tus sentimientos.

¿Qué es ser una “velita encendida”?

Son mujeres u hombres que siempre están detrás de algún ex, amigo, amigo con derechos, amante o X persona cuando los necesita. Es la persona a la que llamas cuando todos los demás planes fallan. Esa persona que nunca dice que no a las salidas de improviso, pero con la que no te comprometes. Cuando eres “velita encendida” lo sabes perfectamente, porque hay un hombre que siempre regresa a ti cuando está herido, borracho, aburrido o tiene ganas de sexo. Por tanto, abusa de tus buenos sentimientos y siempre consigue lo que quiere. Justificas las acciones de la relación que tienes con esa persona tóxica y evitas ponerle un “hasta aquí”.

Las 10 señales de que eres su “velita encendida”

Si te sientes identificada con más de seis señales, definitivamente eres una.

  • Tu relación es dramática y con pocas señales de compromiso. Él nunca te ha insinuado siquiera que pretende tener una relación seria.
  • Es posible que este sujeto tenga una vida enredada. Hay una esposa, ex pareja, hijos, familia o cualquier otro elemento que le impide ser libre.
  • Tu relación es ambigua. Este hombre no te da respuestas claras ni tú le preguntas directamente. Pues también temes que al preguntarle él se aleje por completo.
  • Eres experta en atraer hombres que regresan a ti constantemente. Tus ex reaparecen por arte de magia.
  • Durante tu infancia tuviste relaciones complicadas en tu familia.
  • Sufres mucho cuando alguien te rechaza y te cuesta asumir la ruptura.
  • Tienes mucha ansiedad cuando mantienes una relación y sientes que te pueden dejar en cualquier momento.
  • Te cuesta trabajo poner límites y siempre terminas aguantándote conforme a la situación.
  • Aferrarte es lo tuyo, intentas que la visión del otro cambie. Le recalcas constantemente que tú eres LA INDICADA.
  • Crees que el amor es mágico y que en realidad existen almas gemelas.

Si eres una de ellas, ¿qué hacer?

Primero que nada tienes que reconocer que si él quisiera estar contigo, simplemente lo estaría. El compromiso que buscas nunca va a ser real. Hazle caso a tu intuición, no a la malla que has puesto para justificar todas las veces que se ha salido con la suya. Es una situación dolorosa, pero con suerte esta mala experiencia te llevará a un mejor mañana. Aprende a establecer límites, no dejes que este sujeto regrese y te la vuelva a aplicar. Se tú la que termina con esa relación de una vez por todas. Si te causa mucha ansiedad dejarlo, busca ayuda. Es necesario que dejes de autoflagelarte. Recuerda que las personas que se juntan con una “velita encendida” suelen ser hombres manipuladores, controladores y narcisistas. 

Ánimo, el cambio siempre es para bien. Cuando dejes ese espacio libre en tu corazón, alguien digno llegará para llenarlo.

Este video te puede gustar