Cómo enseñar a tu hija a ser valiente

Desde mucho tiempo atrás, en la mayoría de las culturas, se cría a los hijos de maneras distintas. Al niño se le dice que es valiente y fuerte. Mientras que a la niña se le educa haciéndole creer que es débil, frágil y perfecta. Como puedes observar todo está en la educación que se desarrolla con cada uno.

shutterstock_432160441

Hay padres de familia que no tienen ningún problema en que sus hijas jueguen con niños. Sabemos que eso implica jugar de manera más brusca o tosca, pero el hecho de jugar con niños no quiere decir que dejen de ser femeninas. Hay papás que sí lo creen. Piensan que si su niña juega con niños o a la manera de ellos perderá su feminidad. Sin embargo, ese no es el factor que evita que tu hija sea valiente o no.

Tu hija puede ser valiente sin perder el toque femenino

shutterstock_140937091

El comportamiento que le enseñes a tu pequeña influirá en la manera en que se desenvolverá en la vida. Si le muestras una conducta pasiva, esa es la que adoptará y se volverá indefensa conforme pase el tiempo. Al tener esa actitud sentirá que no puede hacer nada por sí misma y dejará pasar muchas oportunidades por no creerse capaz de realizarlas.

Enséñale a enfrentar los retos con la frente en alto

shutterstock_348300836

Si desde pequeña le das confianza a tu hija para resolver los conflictos que se presenten en su vida, será una mujer independiente y con la autoestima alta, pues sabrá que es capaz de salir adelante. Deja que actúe impulsivamente para que pruebe sus capacidades. No la limites y tampoco le digas que no puede o no debe hacer algo por ser mujer. Esto repercute a largo plazo y si tu hija no siente seguridad en sí misma se le complicará encontrar un buen empleo. Tratará de cubrir al 100% los créditos para asistir a una entrevista, mientras que los hombres actúan impulsivamente y van a entrevistas aunque sólo cumplan 60%.

Mientras sigamos con la mentalidad de que los niños no deben llorar y las niñas deben ser recatadas estamos perdidos. Dejemos atrás la idea de que necesitamos un hombre para salir adelante en la vida, pues nosotras con los recursos necesarios podemos lograr lo que nos propongamos. El hombre es sólo un compañero, no el salvador de nuestra existencia. Demostrémonos a nosotras mismas, a nuestras hijas, sobrinas y a todas las mujeres que somos muy capaces, poderosas y valientes. Jamás dudes del potencial que tienes, recuerda que si haces eso, tú sola te estarás frenando.

Este video te puede gustar