Engañar, cortar o arreglar mi relación….

Supongo que tu relación corre peligro y por eso estás aquí, ¿verdad? Si te sientes desmotivada, cansada de las discusiones, sin ánimos de salir con tu pareja o de hacer el amor, es obvio que existe un problema. El primer paso ya lo diste y fue reconocer que algo está pasando con tu relación. Ahora viene la segunda parte, que puede ser la más complicada, decidir ante el gran dilema de qué hacer. Obvio, no tienes ni idea, si engañar, cortar o arreglar tu relación. Bueno, yo te quiero compartir algunos consejos que te ayudarán a tomar esta decisión y así ponerle orden al amor.

¿Engañar?

Sinceramente, nadie merece ser engañado por la persona a la que ama. ¿A ti te gustaría que tu pareja lo hiciera? Si vas a engañar es porque todavía quieres estar con tu novio pero deseas un poco de diversión. Por otra parte, quizá te da miedo dejarlo, pero ponte a pensar que tarde o temprano él puede darse cuenta de que algo está ocurriendo contigo y comenzará a investigar. Es mucho mejor estar soltera y besar, abrazar o acostarte con todos los chicos que quieras, que perder la confianza de una persona que fue importante en tu vida. Además, se siente muy feo cuando te ganas ese odio que una vez fue amor.

¿Cortar?

Dime, ¿sientes que el problema es temporal? Muchas veces nos dejamos agobiar por nuestros problemas y no buscamos soluciones. Esa mala vibra nos envuelve y empezamos a ver el lado más negativo de las cosas. Claro, puedes luchar con ello, darte cuenta de lo que tienes y apreciarlo. En cambio, si de plano sientes que tu pareja no es la misma, ya no te parece atractivo, te disgustan sus hábitos o te aburres con él, pues ya córtalo. Analiza si ninguno de los dos ha hecho el esfuerzo suficiente.

¿Arreglar?

Si platicas con él y está dispuesto a hacer algunos cambios, entonces ¡toma la oportunidad! Significa que todavía tiene interés por continuar y mejorar su relación. Siempre habrá problemas que se les crucen en el camino, pero míralo como un reto. Tienes que demostrarle que no importa lo que pase, te mantendrás fuerte por su relación. Además, si todavía lo amas y él a ti, no hay necesidad de cortar. Tampoco salgas con la tontería de que “es para bien” o “es el destino”, pues eso no existe. Todo ocurre con base en tus decisiones, absolutamente todo.

Piénsalo bien y decide.

Este video te puede gustar