Cómo encender la chispa de nuevo en tu relación

Las relaciones amorosas son muy complejas y a veces terminamos aburriéndonos. No se trata de eso, hay que buscar encender la chispa para volver a sentirnos enamorados y contentos. Si no es para pasarlo bien entre dos, entonces ¿para qué queremos a la pareja?

Pero… ¿cómo encender la chispa?

pareja feliz jugando

Para reavivar la llama del amor solo hay que pensar en esos pequeños detalles que te enamoraron en un inicio. Es preciso hacerlo pues cuando la rutina nos lleva a la monotonía, nuestra relación puede peligrar y venirse abajo. ¡No dejes que eso pase!

Hablar bonito

pareja

Si ya estás olvidándote de “mimar” a tu pareja, vuelve a hacerlo. Parecería una tontería pero sabemos cómo nos sentimos cuando nos ponemos motes chistosos como “osito”, ¿no? Bueno, a lo mejor ese es un apodo muy ridículo (tal vez, tal vez je, je) pero ustedes ya tendrán su propio lenguaje para apapacharse. Lo importante es percibir el cariño que viene implícito en él.

Citas

novios cena

Seguramente ya dejaron de tener citas románticas. Las citas a estas alturas los harán sentir como si fuera la primera. Hasta los nervios vuelven, como si volvieran a conocerse. Sobre todo si ha faltado comunicación en esos últimos días. Así que hay que tratar de que vuelvan a verse como hombre y mujer que quieren pasar su vida juntos. Salir a pasear o cenar es un buen momento para eso y para platicarse lo que quieran.

Sorpresas

novios sospresa pareja

¿Que a él no le gustan las sorpresas? ¡Ay, por favor! Alguna encontrarás para sorprenderlo y que le guste. Además, después de un rato de no tener este tipo de detalles, seguramente se sentirá especial y quizás hasta entienda el plan (encender la chispa). Una sorpresita pequeña como dejarle un recadito en el refri o en su saco, por ejemplo. Puede ser cualquier detalle, todo depende de tu imaginación. Tu mejor que nadie conoces sus gustos y sabes qué le encantará.

Ceder y no pelear

acercarte_parejaFB

¡No pelees más! Qué importa si fue él quien te hizo enojar y tú tienes razón, ¡relájate! Es decir, estamos hablando de problemitas, nada serio. Acércate a él y hazle saber que tienes razón pero que ya no quieres discutir y que él tiene que notarlo. Abrázalo y dile: “¡Te pasas!”, bueno, algo así. Verás que reflexionará y pensará que tiene a la mejor mujer del mundo. Tal vez ya no sea tan necio él tampoco y no te hará enfadar tanto.

¿Ves cómo son las pequeñas cosas las que nos cautivan?

Este video te puede gustar