En qué consiste la técnica del penis captivus

La técnica del penis captivus, o síndrome del pene atrapado en la vagina, ha tenido cientos de documentaciones científicas. No todas las mujeres pueden atrapar el pene en su vagina y algunas lo hacen de forma involuntaria, lo cual puede ser doloroso para el varón. Sin embargo, si aprendes a dominar esta técnica, probablemente te vuelvas inolvidable, al menos en la cama, pues las mujeres capaces de hacer esto son dinamita pura.

¿Qué es el penis captivus ?

Seguramente alguna vez hablando de sexo o escuchando alguna conversación, supiste de alguien que se quedó, literal, enganchado a la vagina de una mujer. Seguramente también oíste que fue doloroso o al contrario, placentero. ¿En verdad puedes enganchar el pene de un hombre en tu vagina? la respuesta va a sorprenderte. Sí, muchas mujeres, involuntariamente, aprisionan el pene durante la penetración. No se trata de contraer la vagina a voluntad, esa es otra técnica. De hecho no suele ocurrir con normalidad y se ha sabido de casos en los que los hombres se quedan atrapados durante horas. Algo que no resulta nada agradable.

¿Por qué pasa esto?

Cuando el pene está dentro de la vagina se va hinchando gradualmente, los músculos de la base pélvica de la mujer se contraen rítmicamente con el orgasmo. Mientras esos músculos se contraen, el pene se hincha aún más, provocando que se atasque. Aunque es inusual que suceda sólo basta con esperar algunos minutos para que los músculos de la vagina se dilaten y el pene se libere. Si llegará a sucederte, no entres en pánico, simplemente relájate. De lo contrario tendrás que ir al hospital a que te inyecten un liquido para dilatar el cuello de tu útero.

¿Puedo atrapar el pene de forma voluntaria?

Como lo dije al principio, desde luego que puedes hacerlo. Sin ofender, esta técnica la empleaban las prostitutas de lujo del sudeste asiático desde épocas milenarias. Estas mujeres volvían locos a los hombres porque eran capaces de succionar (o masturbar) sus penes utilizando los músculos que se encuentran en el interior de la vagina. La vagina se convierte en un órgano de succión del pene cuyos movimientos se asemejan a los de la boca al practicar sexo oral. Para intentarlo, trata de concentrarte en tu vagina y en contraer los músculos de ésta. Es como si estuvieras aguantándote al orinar. Hazlo, seguro lo volverás loco. Practicar ejercicio de Kegel te será de ayuda.

Este video te puede gustar