En ocasiones, los villanos nos enseñan más que los “personajes buenos” de las pelis

Hasta hace poco tiempo me percaté que siempre me he identificado más con los villanos que con los héroes de las películas o series. Recuerdo que debido a que siempre apoyaba a los malos, en más de una ocasión terminaba peleando con mis amigas cuando veíamos un programa juntas. Al final, ya hasta me hacían broma o me decían traidora porque no apoyaba al personaje principal. ¿Por qué tendría que apoyar a alguien que no me cae bien y que en muchas ocasiones me desesperaba? Sí, siempre seré team villanos.

Los villanos no son malos

Como dije, a diferencia de lo que pensamos, los villanos no son seres malos. La última serie que vi fue la de Jane the virgin porque había visto muchas publicaciones en donde aseguraban que Petra era la villana de la serie. Eso me dejó intrigada y opté por ver la serie. Después de verla, me declaro fan total de Petra y debo decir que de villana no tiene nada. Sin embargo, con ella compruebo lo que me dijo la psicóloga. Tiendo a ver más allá de lo físico y por eso me gusta apoyar a los villanos.

Por qué con los malos sí y con los buenos no

En un principio me preocupaba un poco que tuviera algún problema mental o psicológico y que debido a eso fuera que apoyara al mal en lugar del bien. Sin embargo, hablando con mi terapeuta pude percatarme de algo. Ella me dijo que sentía afinidad por los personajes “malos” porque apreciaba más allá de lo que se ve a simple vista. Los villanos siempre se vuelven malos por una gran decepción que han tenido. O sea que son gente enojada y con el corazón destrozado que buscan vengarse por algo que les han hecho. Eso es lo que yo veo, no me fijo en todo lo que hacen para lograr su objetivo, sino que voy más allá de lo que se ve a simple vista y por eso es que siento tanta empatía con ellos.

Tal vez a ti también te ha pasado con algunos personajes y eso no tiene nada de malo. ¿Por cierto, quién es tu villano favorito?

Este video te puede gustar