Gabriela León Gutiérrez: busca dejar huella salvando vidas

Igual que para muchas mujeres, el ejemplo de su madre fue una gran inspiración para que Gabriela León encontrara su misión en la vida: hacer del planeta un mejor lugar para vivir y salvar vidas. Su historia comenzó al enfrentar la peor pesadilla de toda mamá: ver a su hijo de dos años enfermar de rotavirus sin poder hacer nada. Sin tratamientos disponibles, no le quedó más remedio que mantener el entorno lo más inocuo posible para que el pequeño Bernardo pudiera recuperarse.

Salvar una vida, es salvar a la humanidad

Tras superar ese bache, Gabriela León decidió que haría todo lo posible para que ese episodio no se repitiera y decidió desarrollar un producto que eliminara toda clase de agentes patógenos. Al no encontrar materia prima con las características necesarias, decidió desarrollar una nueva molécula. Sabía cómo: había egresado de la UAM como bioquímica industrial.

“Cuando me doy cuenta de que tenemos una molécula que puede salvar vidas, asumo que es una gran responsabilidad. Y no solo con la familia, sino con el país y con la humanidad. En nuestra empresa, Gresmex, estamos seguros de que salvar una vida es salvar a la humanidad y ese es nuestro enfoque… De hecho, nuestra misión es dejar una huella salvando vidas”, asegura.

“¡Hay que cortarle la pierna, ya!”

Inspirada en el ejemplo que recibió de su madre, Gabriela León se dedica con pasión a la investigación y desarrollo de nuevos productos que ayuden a transformar a este planeta en un mejor lugar para vivir. Gracias al apoyo de su esposo y del equipo que la rodea, puede dar tiempo de calidad a su familia, a la vez que alienta a sus hijos a perseguir sus sueños, como su mamá le inculcó a ella.   

La idea de ayudar a los más vulnerables empezó a germinar desde que a los 12 años, recibió un diagnóstico erróneo de cáncer y escuchó al médico decir: “Hay que cortarle la pierna ¡ya!”. Esa experiencia le enseñó a luchar por su vida y sus ideales. Por fortuna, no tuvieron que amputarle la pierna, pero pasó un año en muletas.

Recibió críticas y acoso, pero no se doblegó

Como emprendedora e investigadora, Gabriela León Gutiérrez ha desarrollado el doble de esfuerzo y trabajo para salir adelante, solo por ser mujer. Infinidad de veces recibió críticas, cuestionamientos y acoso por parte del género masculino, pero no se dio por vencida. Siguió adelante pese a los obstáculos.

“Esas experiencias me enseñan a ser más fuerte. También me impulsan a demostrar que las mujeres podemos y que no tenemos que ser cuestionadas diferente. Soy un ser humano igual que ellos, más allá de usar falda”, asegura.

En pro del empoderamiento femenino

Convencida de que la ciencia hecha por mujeres tiene un enfoque social mucho más fuerte que la visión masculina, esta latina chingona participó como miembro de la red de mentoras STEM de la SEP en 2017. Cree, además, que la ciencia, es una herramienta de superación profesional y de independencia económica que sí empodera a la mujer.  

“Pienso que las mujeres tenemos un potencial importante. No mejor que el de los hombres porque este tema es de equidad. Hay profesionales muy talentosas que ganan menos que un hombre en el mismo puesto. Eso no es justo. Creo que la conciencia social de la ciencia hecha por mujeres es valiosa porque lleva a resolver problemas específicos de la sociedad. Mientras más mujeres empoderadas haya en una familia, mejor ejemplo les damos a las siguientes generaciones. Creo que es preciso enseñar a los hijos a no ser machos y a las mujeres a empoderarse, para tener en el mediano plazo una sociedad más igualitaria”.

Una mamá que trabaja y ayuda a cambiar al mundo

En reunión a puerta cerrada, Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional, le aseguró que la molécula sería un parteaguas para la humanidad. En 2014, Michel Dell seleccionó a su empresa para participar en la Aceleradora Global de la Fundación de las Naciones Unidas, y esta organización la catalogó como una de las 100 empresas salvadoras de la humanidad que cambiarán el mundo. Y tenía razón. Ese mismo año, Gabriela y su equipo Lo demostró en África, cuando ella y su equipo pusieron su granito de arena para contener la epidemia de ébola que amenazaba con arrasar Liberia.

“Conocí al CEO de FEDEX, Michael Ducker, y le dije: ‘Nosotros tenemos el producto y tú tienes los aviones, ¡hagamos algo!’”, recuerda Gabriela León. Poco tiempo después un avión aterrizó en Liberia con una carga de cinco toneladas de antisépticos y desinfectantes Éviter, poco más de 40,000 botellas de producto.

Aquí te dejo el video de esta latina chingona que no se da por vencida ante la adversidad.

Gabriela León: Salvó miles de vidas…

Poner tu granito de arena para salvar el mundo como ella… el ejemplo claro de ser una #LatinaChingona

Posted by Yo Amo los Zapatos on Wednesday, August 7, 2019

Este video te puede gustar