Empleo de verano: yo lo hice y fue una de las mejores experiencia de mi vida

Siempre he sido muy fan de leer blogs sobre varios temas. Mis temas favoritos: moda, viajes, fitness y comedia. Así que el año pasado, mientras estaba en un corte en el programa de radio en el que trabajaba, me puse a leer uno de mis blogs favoritos. Ahí encontré un artículo que decía: “Cool summer jobs”. Inmediatamente llamó mi atención y le di clic. Acto seguido, estaba tomando un vuelo de 12 horas para irme a trabajar el verano a Ibiza, España. Y así fue como un empleo de verano terminó siendo una de las mejores experiencias de mi vida.

¿Cómo me voy a ir de un día a otro?

 

Todo fue muy rápido. En el artículo que leí venía un apartado que decía: “Trabaja como promotor de fiestas en barco”.  Ahí explicaban brevemente de qué trataba y llamó tanto mi atención que investigué más. Terminé dando con las dos principales empresas que se dedicaban a las fiestas en barco en Ibiza y apliqué online. Todo esto, mientras seguía en el corte musical del programa. Se me olvidó después y seguí mi día. A los dos días recibí un correo de una de las empresas diciéndome que les había gustado mi perfil y querían entrevistarme por videollamada. Acabamos la entrevista y me dijeron: “Perfecto, acá te esperamos”.  ¡¿Qué?¡ Definitivamente era una gran oportunidad pero ¿cómo iba a dejar lo que tenía así nada más? La realidad es que “lo que tenía” era un programa de radio que me enseñó mucho, pero no crecería más ahí. Así que compré mi pasaje, hice maletas y a las dos semanas de haber leído el blog, ya estaba llegando a Ibiza.

No fue fácil

Dudaba mucho en irme, pues me fui sin ahorros y allá llegué a trabajar por comisiones. Si no vendía, no había dinero. La empresa en la que trabajaba me daba donde vivir (claro, pagaba renta). Llegué a un apartamento de 3 recámaras y 2 baños… con 15 personas, ¡15¡. Y fui la última en llegar, así que para cuando llegué ya la dinámica de la casa estaba establecida y todos habían marcado terreno. Me capacitaron durante un día y al segundo ¡era hora de salir a vender! Al quinto día yo lloraba pensando: “¿qué hago aquí?”. No había vendido nada, no tenía dinero, estaba lejos de todo lo mío y el departamento en el que vivíamos ¡se llenó de chinches!

Lo di todo y funcionó

Después de llorar un rato me di cuenta de que eso no podía ser posible. Estaba en un lugar paradisíaco, lleno de gente bonita (por dentro y por fuera), ¡era una gran oportunidad! Así que esa noche cené rico, me fui a dormir a otra cama sin chinches y al día siguiente, salí a trabajar con toda la actitud. A los cinco minutos de haber empezado ¡ya había hecho mi primera venta! Así seguí y seguí hasta que todo se fue acomodando. Conocí gente, lugares y culturas increíbles. Los otros 14 que vivían en el departamento terminaron volviéndose como mi familia. Esta foto que te dejo es de uno de los atardeceres más bonitos que he visto. Y sí, también nos quitaron las chinches de la casa.

Si tienes ganas, hazlo

  

Cuando me fui escuché muchos comentarios como: “¡Estás loca!”. “¿Cómo pudiste irte así nada más?”. Y ya que regresé: “Wow, ¡qué cool!”. La gente siempre juzgará o peor aún, a veces dejamos de hacer lo que realmente queremos porque hacemos lo que creemos que la gente espera de nosotros. Así que si tienes ganas de vivir una experiencia así, hazlo. No puedo hacerte una lista de todo lo que aprendí en esta experiencia porque no acabo. Lo que si te diré es que aprendí muchísimo sobre mi misma. Aprendí que a veces nos imponemos límites por no creer en nosotras mismas. No obstante, una vez que los pasas, la sensación de satisfacción es la mejor que existe. Regresé más fuerte y lista para todo. Y además, es una gran oportunidad para ahorrar un dinerito o mínimo, viajar sin que te cueste extra.

¿Por dónde empiezo?

Muchos me han preguntado que cómo hice para irme. Hay muchísimas opciones. Desde ir a estudiar algún curso de otro idioma y mientras lo haces, trabajar en lo que encuentres (mesera, hostess, etc). Hasta irte como au-pair (niñera). Esta última es muy común y hay muchas empresas que se dedican a postular gente. Sea la que sea que elijas, sólo fíjate que sea una empresa seria, investígala y pide referencias. Y además, te recomiendo seguir más blogs que hablen sobre esto. ¡Nunca sabes lo que puedes encontrar!

Y tú, ¿has tenido alguna experiencia parecida? ¿Lo harías? ¡Cuéntame cómo fue!

Este video te puede gustar