Si tu novio te propone hacer un trío, ¿sabes cómo manejarlo?

Todo marcha bien. Tienes una buena relación donde hay confianza, comunicación y buen sexo… De pronto te dice tu novio así en seco: “Vamos hacer un trío”. ¿Qué harías? O sea, qué esperan que le respondas. Un trío no es cualquier cosa. Digo, no es malo, pero si la relación es buena y ambos se esfuerzan porque todo vaya bien, por qué diablos proponer un trío. ¿Qué pasa? Tu mente se abruma con miles de ideas y tu corazón muere lentamente.

El peor momento para su propuesta

Lo peor es que piensas que no eres lo suficiente buena en la cama y por eso lo propuso. Con esto no estoy diciendo que no tenga seguridad al tener sexo, pero para qué hacerlo. “¿Acaso no le gusta como lo hago?”. Bueno, en mi caso, cuando me propuso mi novio hacer un trío, la verdad quedé anonadada. ¡No supe ni qué decirle! Solo sentí como si me derritiera y solo quedaba mi ropa en el pasto. Cuando lo propuso, esquivé la pregunta, además estábamos tan felices celebrando nuestro aniversario y me salió con eso. Lo repito, no es malo pero al menos a mí no me agradaba nada la idea.

¿Qué piensas, qué sientes?

No tenía nada en mente, estaba en blanco. Mi reacción fue tan obvia, que él evadió el tema,  igual que yo. El momento se volvió hostil y silencioso. Pasaron unos minutos para que volviéramos a la normalidad, al menos él. Yo seguía pensativa. Pasaron los días y era obvio que retomaría el tema. Y así fue; solo que ahora, él fue el sorprendido. Me dijo que dejara fluir las cosa que solo lo había propuesto por molestar y para saber qué opinaba al respecto. Claramente, no le creí en absoluto. Las palabras “hacer un trío” no dejaban de aturdirme.

Cambia los papeles

Como vi que no él no tenía interés alguno en hablar sobre su propuesta, cambié mi actitud. Ahora, fui yo quien se lo propuso. Su cara se quedó en blanco. Yo creo que se sintió peor que yo. La verdad me dio risa. Le dije que lo hiciéramos: él, otro hombre y yo. Inmediatamente sus reclamos e inseguridades se destaparon. Él sí puede explotar y sacar todos sus traumas, pero yo no. Al parecer, le caló que lo propusiera, ¿por qué él sí y yo no?
¿De qué se trata? Lo dejé hacer su drama, después hablé con él y le pedí que comparara mi reacción con la suya. Su actitud cambió y aunque seguía molesto se disculpó. Lo repito: no siento qué esté mal, pero porque ellos se sienten con el poder de hacerlo y nosotras no, ¿machismo?

Este video te puede gustar