El peor error que cometí en mi relación fue apoyar los sueños de mi pareja

Hoy espero llegar a aquellas chicas que tienen una relación en donde su pareja tiene grandes sueños y por esa causa, han decidido hacer de ladito sus propios sueños para apoyarlo. Espero llegarte de alguna forma, porque a pesar de que suena como a una buena idea apoyar los sueños de tu pareja, en muchas ocasiones lo hacemos por las razones equivocadas.

Apoyar no es lo mismo que entregarlo todo

A muchas de nosotras se nos enseño a ceder en las relaciones y en ciertas cosas es cierto, las parejas deben aprender a ceder. Pero cuando se habla de futuro y metas por alcanzar las cosas deben tener límites. Desafortunadamente seguimos viviendo en un mundo de hombres, por lo que muchas chicas comienzan a dejar de lado sus metas una vez que tienen relaciones estables. Espero que cuando se lea este texto las cosas vayan cambiando para bien. A lo que me refiero es que no deberías dejar tus planes y tus sueños de lado.

El amor debe ser bonito, no difícil

No le entregues todo a tu pareja

Viví en una relación con mucho amor pero muy poca madurez de mi parte. Cuando pasamos de ser una pareja de críos en la universidad al mundo real, mi pareja comenzó a tener una serie de tropiezos lógicos para iniciar la vida laboral. Esto metió en jaque nuestra relación en muchas ocasiones, al principio no paso nada grave pero conforme pasó el tiempo las cosas se complicaron cada vez más. No supe como manejar el sube y baja emocional en el que se encontraba mi pareja y en vez de alejarme por lo sano, deje que me arrastrara. Fue una de las épocas más duras, frías, solitarias y dolorosas de mi vida hasta ese entonces. Lo peor de todo es que no importó cuantos malos momentos viví con el, al final la relación termino porque el se enamoro de alguien más en cuanto logro estabilizarse un poco.

La importancia de viajar sólo con tu pareja

Durante este tiempo de sube y baja deje de pensar en mis sueños

Nunca se lo dije abiertamente, pero su vaiven emocional me metía en una situación tan desesperanzadora que lo único a lo cual lograba aferrarme era a mi trabajo. Un trabajo en el que no me pagaban lo suficiente, pero que me hizo crecer de muchas formas como profesional y como mujer. A pesar de la carga de trabajo de aquel entonces la cual era altísima y de los muchos peros que tenía, ese empleo era mi salvavidas. Algo seguro, dinero para salir con él y “disfrutar”. Deje de pensar en grande, me mantenía en una roca segura. Mientras pensaba que cuando el logrará tener un camino estable, entonces yo podría arriesgarme y tomar decisiones más fuertes que me llevarán a mis propios sueños.

No cometas errores al llevar tus vestidos estilo bohemio

No bases tus metas, en las de tu pareja

El gran problema es que yo siempre nos vi como una unidad. Cuando realmente no lo éramos, viví bombardeada de una serie de platicas donde el me decía que no podía estar con alguien que no sabía lo que quería. Aunque en el fondo sí sabía, lo que quería era conseguir paz, estabilidad emocional y momentos felices. Base muchas de mis decisiones de esa época en la vida que yo veía a futuro con él y ese fue uno de los más grandes errores que cometí. No me arrepiento, el día de hoy sé que no debo basar mis decisiones para ponerme a la par de mi pareja. Cada quien tiene su propio ritmo y aunque puedes acompañar a tu pareja, hacer de sus batallas, tus batallas es una estupidez.

Apoyar los sueños de mi pareja me enseño muchas cosas

En el momento en que se acabo mi relación y la paz regreso a mi vida, comencé a sentir como la vida me abría puertas. Tomé trabajos super interesantes y hermosos que me llenaron el alma de esperanza. Haber tenido esa experiencia sigue cambiando la forma en la que tomo decisiones hoy en día. Aún el día de hoy aprendo de aquella época. Pues cuando deje de escuchar el eco de la voz de mi ex sobre mi trabajo, todo mejoro de mil formas.

Mi pareja actual tiene sueños igual de grandes a los míos, me atrevería a decir que somos igual de talentosos y lo mejor es que tenemos un lenguaje muy similar. El me ha enseñado a tener una relación muy diferente a la que tenía, ambos somos muy independientes pero cuando estamos juntos, somos como una chispa para el otro. Nos apoyamos viendo el futuro más brillante que podemos alcanzar. El es mi inspiración, compartimos nuestra fuerza en muchos aspectos y estoy agradecida con la vida por haberme dado el amor de mi ex y por el gran amor que me encuentro viviendo el día de hoy.

Espero que al leer esto y sí estás pasando por algo similar, siempre recuerdes voltearte a ver al espejo. Porque al final solo quedas tu, y si no buscas tu propia felicidad es probable que te quedes sin nada.

Este video te puede gustar