El miedo al que dirán le come la vida muchas personas ¿te ha pasado?

¿Cuántas veces te has atrevido a ser tu misma sin pensar en el qué dirán? Te aseguro que desde niña tus padres, tus tías y tu abuelita te han metido un montón de ideas en la cabeza de lo que debería ser una buena mujer. Si no te sientes identificada con esto, me alegro muchísimo por tí. De lo contrario al igual que tú, yo crecí con un montón de creencias que el día de hoy no me sirven de nada.

El miedo al que dirán ha vivido en mi familia por generaciones

No solo de parte de mi mamá, lamentablemente también de parte de mi padre he tenido que aguantar innumerables críticas porque las cosas que a mi me parecen perfectamente naturales. El miedo al que dirán ha dejado a muchas mujeres y hombres en una esquina preguntándose qué hubiera sido sí.

No te permite arriesgarte a cosas nuevas

Es algo gracioso, porque conforme a tu familia te ves obligada a seguir los mismos patrones, a causa del qué dirán muchos sueños se quedan sin realizar. Incluso hay personas cuya personalidad se ve mermada por estar pendiente de lo que otros dicen de ellas. Es como una cárcel de la que es difícil salir.

No acabamos de entender que venimos a este mundo a vivir

No venimos a vivir para complacer a los padres y mucho menso venimos a este mundo a complacer a esta sociedad. Si no me lo crees, puedes ver la historia de estas personas con grandes vidas, que han cambiado al mundo con sus ideas. Todos podemos ser esa persona, pero para ello debemos tener un alto grado de congruencia con lo que pensamos, lo que hacemos y lo que decimos. Pues de lo contrario es muy probable que nuestra vida sea solo un cúmulo de creencias que no sirven de nada.

Vivir dentro del cuadro o hacer tu propio camino

Durante estos últimos años he intentado derribar las creencias de mi familia, debo confesar que con mucho miedo he intentado permanecer en la línea que divide el cuadro y una nueva figura. El status quo tampoco te llevara a nada, es muy raro pensar que tus padres te dejarán de amar cuando por fin te hayas salido del cuadro. Entenderás que el amor incondicional tampoco es regido por ese cuadro, ni mucho menos.

Tienes todo lo que hace falta para poder avanzar a donde se te de la gana, solo hace falta que le pongas un poco más empeño y que confíes en el proceso. La vida solita te va a llevar a salirte del cuadro a la buena o a la mala. De ti depende.

Este video te puede gustar