El celular: el mejor o peor aliado en las relaciones amorosas

Estoy de regreso, pero ahora con una buena idea para ayudar, prevenir y no cometer suicidio celular en el presente o futuro. Pareciera lógico, pero nadie lo ha analizado y presentado como lo voy a hacer a continuación. (Entra drum roll: prrrrrrr). Va a sonar descabellado, pero necesitamos… ¡aprender a usar el celular! Jejeje.

Celular con internet, porfis

Yo sé que la crisis y la situación económica no están para andarse dando lujitos, pero en estos días del futurismo mundial se ha vuelto casi indispensable tener un celular inteligente con internet por una sencilla razón: si tú no lo tienes y tu competencia sí, estarás perdiendo oportunidades únicas de lograr tus objetivos. ¿Por qué? Internet te permite acceder a chats y a redes sociales, compartir fotos, estar disponible 24/7 en momentos de timings correctos y hasta por apps que pueden ayudarte a conocer a mucha gente.

El celular no debe existir en un date

Si estás de cacería, saliendo a conocer gente, en una cita, o con tu pareja recuerda que tu celular NO existe. No puedes verlo bajo ninguna circunstancia a menos que la otra persona se haya ido al baño o algo así. ¿Te ha pasado que estás con alguien y pretende hacerte caso a ti y al Whatsapp o a los mensajitos de texto al mismo tiempo? ¿Qué tal te sentiste de ese lado de la maniobra? Exacto. ¡No lo hagas!

Nadie tiene que ver tu celular más que tú

Desde el principio deja claro que tu celular es tuyo. Es un objeto personal y que no dejarías ni a tu madre verlo o usarlo. Esta regla es importantísima porque si desde las primeras citas tu celular es de dominio público y cuando tengas una relación pretendes cambiar eso, va a ser cuasi imposible. ¿Por qué ocurre esto? ¿Que las relaciones no deben basarse en la confianza mutua? Sí, pero solo uno sabe cómo trata a las demás personas, con quien coquetea inocentemente o porque le conviene… O a quién le aguantas que te tire la onda en WhatsApp o en mensajes porque es tu jefe o algo así. Además, los amigos a veces enviamos fotos personales a nuestro amigo de confianza y no son para que las vea su pareja, tienen un solo destinatario; además de todas las cosas muy personales que uno podría tener en un celular. Así que no, tu pareja no puede leer tus conversaciones, ni ver tus fotos y mucho menos saber tus passwords. Créeme, algún día me lo vas a agradecer.

Detalles de tu cel

  • Estudia bien cómo funciona tu celular. Qué cosas se comparten en automático y cuáles no; qué apps hay para mayor privacidad y seguridad (no vayas a enviar un mensaje al destinatario incorrecto). O que si te lo roban, no aparezcas en un video de youporn como “chica de Telcel”. Jajaja (me han contado).
  • ¡Busca y conoce las apps para conocer gente! Son un éxito últimamente. Yo he puesto a prueba Tinder y funciona increíblemente bien. Además, la app es muy divertida esa app yo he conocido a mucha gente súper ahí.
  • Todo lo que no sea “visible” por alguien más que tú, bórralo o guárdalo en alguna carpeta secreta instalada dentro de tu celular. Busca apps que hacen esto, como el secret folder, calculator y así. Más vale prevenir que lamentar.
  • Todo lo que postees en redes sociales puede ser interpretado de muchas maneras. Por ejemplo: si tienes un amigo muy cariñoso al escribir y tienes novio, pueden pasar cosas. ¡Aguas!
  • SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE deja el celular con candado y quita las notificaciones que aparecen automáticas en la pantalla principal, por que aunque tenga candado en algunos celulares se pueden ver en la pantalla en cuanto llega el mensaje.
  • Ten una colección de memes, emoticones, chistes y cosas que te puedan ayudar en WhatsApp o textos o redes.
  • Las cosas importantes de tu pareja o posible pareja anótalas en algún block de notas que tengas ahí para que no las olvides y puedas leerlas justo antes de verla y recordar prioridades, fechas, gustos, misión, etc.

Sígueme en redes IG y FB. Si quieres más info al respecto o una asesoría personal, aquí está toda la info. 

Este video te puede gustar