El camino hacia la paz interior nunca es lo que esperas

Soy una fiel creyente de que en la vida todo llega por una buena razón. Hace ya tres años que deje atrás un pasado lleno de ataques de pánico, ansiedad y muchos otros problemas. Hoy en día conozco a muchas personas que pasan por lo mismo. Ansiedad por una ruptura, por el futuro económico o por caer con la persona equivocada son algunos conflictos que enfrentan. Comencé a usar esta filosofía de vida hace tres años cuando conocí a una gran maestra y hermosa persona. Ella me enseñó a encontrar la paz interior que necesitaba, pero en el camino hacia la paz hay muchos tropezones.

Para tener paz necesitas…

Al salir de una ruptura amorosa de una relación de nueve años, me encontré con un espacio vacío en mi vida y mi corazón. Hacía un tiempo que esta persona ya no era lo que yo quería y en un salto de fe hacia lo desconocido ambos decidimos soltarnos para que cada uno pudiera seguir su camino. Lo que pasa cuando uno está en duelo es que puedes pasar semanas, meses e incluso años en un vaivén emocional. Es un tren que te va llevando por distintas estaciones. Algunas buenas en donde con amor y ternura se te enseñan ciertas cosas y otras donde se te dan pruebas que pueden doler bastante.

A tropezones se aprende

Todos aprendemos de las buenas y malas experiencias. Lamentablemente, muchas veces tienes que tropezar con la misma piedra varias veces para que aprendas. Claro que solo tú decides cuántas veces estás dispuesta a caerte con ella y cuánto daño sufrirás en el transcurso. Algo que puedo decirte es que no tienes que aprender a tropezones, eres dueña de tu vida, de los pensamientos y acciones que tomas día con día. Quizá aprendemos a tropezones, pero tenemos libre albedrío de esquivar la piedra y ser más fuertes que ella.

Las personas del exterior

Por si fuera poco, no basta con la carga que tienes en el maletero, también están las personas que creen saber cómo te sientes y cómo deberías actuar en esta situación. Es un peso más que nadie debería tener, viendo las presentes circunstancias. Así que si te encuentras en duelo y sientes que nadie te entiende y todos a tu alrededor se quieren meter en lo que no les corresponde, toma nota. Haz acopio de fuerza interior y no te tomes nada a mal. Las personas que te aman van a intentar ayudarte aunque tú no quieras. Toma lo que necesites de cada una y sigue adelante.

Vas a tambalearte

En el proceso por la paz interior vas a derrumbarte mil veces. Algunos días yo solo podía pensar en que no veía el camino a seguir. Esta vida tiene muchas bifurcaciones y, tristemente, la búsqueda por la paz interior no va a durar días, meses o años, durará tu vida entera. Es decir, todos los días con pruebas diferentes. En este camino aprendo todos los días, duelos hay todos los días. Algunos más intensos que otros, pero al final te prometo que todo va a estar bien.

Todo va a estar bien

Te puedo prometer que no importa en qué conflicto te encuentres. Tampoco importa qué tan honda tengas la herida que cargas el día de hoy o si el hombre que amas ha partido con otra. No estás sola, nunca lo has estado. Para encontrar la paz interior te tienes solo a ti misma, así que ten paciencia, temple y mucha fuerza. Si aprendes a valorarte a ti misma y vives cada día pensando en lo mejor para ti, la vida te recompensará de mil formas.

De mujer a mujer, todo va a estar bien. Cuida de ti misma, date el tiempo que necesites para llorar. Enójate y avienta la lámpara, grita en una almohada y vive el dolor mientras está en tu vida. Sé consciente de que no importa la emoción que tengas hoy, que tengas una emoción ya es ganancia. Te demuestra que sigues viva.

Este video te puede gustar