El amor hacia mi esposo desde que tenemos hijos

Soy una de esas mujeres que siempre se ha puesto como una prioridad. Además no me disculpo por amar a mis hijos antes que a mi esposo. Desde que tenemos hijos eso cambio un poco.

No me disculpo por amar a mis hijos y a mí misma antes de amar a mi esposo.Pero si debo confesar que empecé a amar a mi marido mucho más después de tener a nuestros bebés.

Mi marido no es un hombre a la antigua

Los roles de género nunca entraron en nuestras vidas a decir verdad. Para empezar somos los novios que nunca vivieron juntos. Mi independencia era muy preciada para mi y se me hacía tonto compartir un piso con él si no teníamos un compromiso mucho más que solo ser novios. Esa fue la razón por la que mi esposo decidio casarse conmigo, sabía que no iba a dar mi brazo a torcer. Por lo menos no en está ocasión

Los primeros años de matrimonio fueron muy duros

Chocamos muchísimo, pero siempre regresábamos a esas risas incómodas para arreglar la situación. Puedo decir de forma orgullosa que no somos como los jóvenes que se desaniman cuando nuestra pareja decide ir en otra dirección. En algún momento mi marido decidió que quería mudarse a otro estado por una gran oferta de trabajo y así decidimos cada quién vivir en el estado donde teníamos trabajo. Me negué a seguirlo y aunque eso hubiese sido en algún momento la excusa perfecta para romper con el matrimonio. Para nosotros fue un reto.

Mientras mi marido seguía su sueño en el trabajo yo quede embarazada

Nos veíamos cada fin de semana como cuando eramos novios. Obviamente pasados los 4 primeros meses de embarazo no pude seguir guardando mi secreto. No le dije nada a mi marido, porque tenía miedo de que pensará que al igual que mujer desesperada en los 50´s , usaría mi embarazo para hacerlo regresar. Yo tenía una vicepresidencia en mi trabajo y por tanto no me veía en la necesidad de renunciar.

Llegue a pensar en lo que pasaría a largo plazo

Mi vida como mamá soltera era algo que ya había aceptado en el peor de los casos. Claro, cómo si hacerlo fuese tan fácil como suena. Sé que las madres solteras la tienen mucho más difícil. Pero estaba dispuesta a todo, en ese momento. Entonces el regreso un día para encontrarme en el sillón con tremenda panza. El sonrió de oreja a oreja y me dijo ” y bueno, cuánto tiempo más ibas a esconderme el oscuro secreto”. Mi esposo es un ser de luz, no puedo decir más de él. Es simplemente y odiosamente perfecto.

Cómo decirle a mis papás que estoy embarazada.

Tuvimos gemelos

Para mi buena o mala suerte no solo estaba esperando uno sino dos oscuros secretos. Tuvimos una larga y muy profunda charla sobre lo que deparaba el futuro y fue así como decidí seguir a este necio. Esa vez tuve que ceder ante lo que sería un embarazo doblemente difícil y quizás volverme loca tratando de lidiar con dos niños sin su padre. A pesar de que renuncie a mi trabajo, muchas empresas estuvieron interesadas en mi curriculum. Por lo que pronto me aceptaron en una gran empresa en el lugar donde mi esposo estaba subiendo su escalera empresarial. La vida fue buena con nosotros dándonos todas las posibilidades de seguir juntos.

Desde que tenemos hijos amo mucho más a mi esposo

Porque no tuve que sufrir lo que muchas. El se aseguro de que yo tuviera el tiempo para seguir trabajando, para ir al gym. Sí, contratamos a un par de niñeras y quizás no es lo que los padres normales hacen. Pero yo me rehusaba a toda costa a ser como mi madre fue conmigo. Quería ser una mamá feliz, no una que se la pasará gritando toda la vida, enojada y frustrada.

tener gemelos ¿ de qué depende?

suena tan sencillo pero no lo es. Tener dos empleos niñeras y una pareja tan ambiciosa como tu misma. Es un trabajo muy duro. A pesar de todo amo más a mi esposo desde que tuvimos hijos porque nunca ha dejado de apoyarme y aunque a veces nuestra casa es un desastre. El está muy consciente de la importancia de que ambos estemos felices. Aprendimos a ceder, a darnos tiempo, a criar y quizás no es la forma convencional de una pareja para tener una familia. Pero hasta ahora mis hijos no me odian y eso me deja muy tranquila.

Este video te puede gustar