El amor en la era de las redes sociales

Todos estamos maravillados con las redes sociales, pues sentimos que nos acercan a todas las personas que nos interesan. Sí, eso parece. Aunque la realidad es completamente diferente, porque podrá acercarnos a quienes tenemos muy lejos, pero nos está alejando de la gente que tenemos a nuestro lado. De hecho, nuestra manera de relacionarnos está cambiando por completo. Ahora dejamos todo en manos de las redes sociales. El ejemplo más claro es el amor. Antes, para que un chico te conquistara, iba a buscarte a tu casa con nervios, te llevaba regalitos o cartitas para decirte lo que sentía. Ahora, en la era de las redes sociales las cosas ya no son así.

Te dejan en visto

En estos momentos, le damos mucha importancia al famoso “en visto”. Ya sabes, que vean tu mensaje, lo lean y simplemente lo ignoren y no te contesten nada. Bueno, o al menos eso es lo que pensamos. Ahora creemos que todo debe girar en torno a que nos contesten rápido o que no nos ignoren. Si el chico que nos gusta ve nuestro mensaje, pero no nos contesta, sentimos que es el fin del mundo. Parece que todo está perdido y comienzan los rollos mentales.

Última conexión

También estamos pendientes de si la persona está o no “en línea” y nos enojamos más cuando vemos que está conectado y simplemente no habla con nosotras. “¿Por qué diablos está en línea y no nos pone atención?” “¿Con quién diablos está hablando que resulta más interesante que hablar con nosotras?” Tenemos toda clase de pensamientos en donde sale a relucir ese lado desconfiado y celoso que nos posee. Si nos vamos a dormir y al despertar notamos que su última conexión fue en otro momento, nos enojamos e imaginamos muchos escenarios en donde, sin duda, siempre existe la desconfianza o el enojo.

La regla del último que escribe

No sé quién inventó esa regla o en qué momento fue que decidimos llevarla a cabo, pero toooooodos la hemos aplicado y no me dejarás mentir. Lo peor es que esta regla sólo la aplicamos con la pareja. Con nuestra familia o amigos, no pasa nada si tú escribiste el último mensaje y al día siguiente mandas uno nuevo para iniciar la conversación del día. ¡NOOOOOOOOO! De verdad que nos gusta el drama porque para la pareja si nos importa que el que ya no contestó un día antes o un mensaje antes, sea el que continúe.

Foto de perfil

No importa si es Whatsapp, Facebook o cualquier otra red social. Si la pareja no sube una foto contigo, ya es motivo de disgusto o desconfianza. Piensas “¿por qué no sube una foto de nosotros, acaso no quiere que alguien sepa?”. Además, ahora con todos esos filtros para ocultar información, decidimos cuándo sí o cuándo no queremos que alguien vea lo que subimos. ¿Entonces, para qué subirlo? ¿Acaso nos gusta crear caos? Sin duda, sí, nos gusta ver el mundo arder.

Soy tu pareja, ¿por qué no me dejas revisar tu celular?

En este punto hemos dejado de comprender lo que significa una relación de verdad. Pensamos que por estar con alguien, tenemos que invadir su privacidad por completo. OJO, el hecho de estar con alguien no significa perder la identidad propia y tampoco significa que debas entregarle tus datos, contraseñas o cuentas al otro para demostrarle amor. El amor es mucho más que eso. Cuando estás con alguien a quien amas de verdad, confiarás en esa persona. No estoy diciendo que no haya peleas o que sea una relación perfecta. Lo importante es que sean dos seres maduros que sepan cómo solucionar cualquier problema sin tener que echarse nada en cara.

Estamos más pendientes del teléfono que de la persona que tenemos enfrente

Suena ilógico, pero así es. Ahora estamos más pendientes de lo que publican en las redes o del chisme que nos van a contar. Entonces, dejamos de disfrutar a las personas por estar con el celular.

Publicamos indirectas o cosas para dar celos

Si te enojas con tu pareja, optas por bloquearlo unos días. Si no es eso, terminas escribiendo indirectas o subes alguna foto o lo que sea con tal de darle celos al otro. ¿Qué necesidad hay de eso?

Hay que aprender a dejar ser al otro

El hecho de tener pareja no significa que te conviertas en su todo. Esa persona te eligió para compartir contigo su felicidad, o al menos así debería ser. Ser pareja no quiere decir que puedas tener el control sobre su tiempo, sus gustos o sus decisiones. Amar a alguien de verdad, significa aceptarlo tal y como es y no querer cambiar a esa persona.

Este video te puede gustar