Ejercicios para controlar la eyaculación

Sin importar el tiempo que tarden, la mayoría de los hombres se preocupan por el tiempo que tardan en su eyaculación. Les da pavor que sea precoz. Irónicamente, esa preocupación les causa ansiedad. Y esa ansiedad los lleva a que terminen eyaculando antes de lo que lo harían en condiciones de tranquilidad. Y lo peor, a veces no sabemos cómo ayudarlos a que se calmen. La buena noticia es que existen ejercicios para controlar la eyaculación. Aquí te hablamos más de ellos.

Controlar la masturbación

  

Uno de los ejercicios más eficaces para controlar la eyaculación es aprender a identificar las sensaciones previas al orgasmo. ¿Y cómo se consigue esto? Adivinaste, mediante el control de la masturbación. Para ello, dile a tu pareja que se masturbe como de costumbre. Pero esta vez deberá concentrarse en las sensaciones que le provoca y no tanto en la idea de controlar la eyaculación. Cuando note la necesidad de eyacular, que se detenga y, con los dedos pulgar e índice, apriete firmemente la zona que está justo debajo del glande hasta que la sensación disminuya. Y entonces continúe con la masturbación. Repetir cuatro o cinco veces al menos una vez al día.  Puede hacerlo sólo o pueden hacerlo en pareja antes de la penetración.

Técnica de Kegel

Ésta técnica es muy conocida para las mujeres, pero también existe para los hombres. Los ejercicios de Kegel son perfectos para aprender a controlar la eyaculación, puesto que consisten en ejercitar los músculos pélvicos para dominar el reflejo eyaculatorio. Lo primero que debe hacer es identificarlos, para ello debe sentarse en el WC y detener la orina. El músculo que la provoca, es al que debe poner atención. Y con ese realizar los ejercicios de Kegel. Estos consisten en contraer y relajar repetidas veces el músculo. Empieza por 30 repeticiones.

Presión en el perineo

El perineo es la zona que se encuentra entre los testículos y el ano. Ejercer presión fuerte en ella, permitirá detener la necesidad de eyacular sin disminuir la erección. Así pues, puede empezar practicando este ejercicio durante la masturbación. Cuando tenga la sensación de eyacular, en lugar de apretar el glande, que presione el perineo. Cuando lo haya realizado varias veces y controle la técnica, puedes empezar a practicarlo contigo. Ojo, la presión debe ser fuerte, si se masajea se conseguirá el efecto contrario puesto que aquí se encuentra también el punto G masculino.

Este video te puede gustar