Efectos de la cuarentena en mi vida

La cuarentena ha servido como momento de reflexión en nuestras vidas. Tanto para darnos cuenta de qué tan importante es nuestro trabajo o nuestra familia; así como para darnos cuenta de quienes son nuestros amigos de verdad. Además, muchas cosas han pasado en estos días. Por ejemplo, en mi caso, debo confesar que me he acostumbrado de tal manera a estar en mi casa, que no estoy preparada para regresar al trabajo. La realidad es que yo soy feliz en mi casa aunque…

Me da hambre todo el tiempo, incluso aunque ya haya comido

La verdad es que pensé que era a la única a la que le pasaba. He estado hablando con mi familia o amigos por video llamada y todos estamos en la misma situación. De hecho, muchos conocidos han comenzado a preparar delicias para llevarlas a domicilio y se están convirtiendo en un verdadero hit.

He tenido sueños con mi ex

¡Pfff! La verdad es que me sorprende bastante, pero tal vez a causa de que no he dormido bien, estoy teniendo pesadillas. Debo contarte que yo casi no sueño. Es muy rara la ocasión en que tengo algún sueño o pesadilla. Lo malo es que en lo que va de la cuarentena he soñado muchas veces con mis ex’s.

Me he acostumbrado a usar pura ropa cómoda

Una de las mejores cosas que me ha dejado la cuarentena, es que puedo andar de pants o pantalones super holgados sin problema alguno. Podría quedarme en pijama, pero sé que eso afectaría mi estado de ánimo durante el día, porque sólo pensaría en dormir.

Comencé con toda la actitud para hacer muchas cosas, pero realmente no he hecho mucho

Aunque me gusta pasar mucho tiempo en casa, no es lo mismo hacerlo porque quieres y no porque necesitas cuidar de tu salud. Antes, al menos salía a la tienda por palomitas o papas para comer mientras veía algo en la tele. En estos días, lo que menos hago es salir y eso a veces me baja la pila. Cuando comenzó el encierro, pensé en hacer mil cursos, aprender otros idiomas y tenía muchos planes. Pero la realidad es que no he cumplido todo porque a veces me quedo sólo pensando en la inmortalidad del cangrejo.

Pierdo las cosas, aún estando en casa

Antes pensaba que perdía las cosas porque me encontraba en sitios distintos a mi casa, pero ahora que me la paso en casa; comprobé que en realidad soy demasiado distraída. A veces no sé dónde dejo el teléfono, las llaves o los lentes. De verdad soy un caos andante.

Comienzo cada día con mucho entusiasmo y termino de malas o llorando

Me he propuesto tener la mejor actitud día con día, pero a veces el despertar se vuelve complicado. Aunque trato de tener la mejor actitud hay días en los que quisiera abortar la misión.

Por más temprano que me acuesto, más trabajo me cuesta dormir

Lo peor es no poder dormir a mi hora. Creo que me estoy malacostumbrando y eso me preocupa un poco para cuando regrese a “la normalidad”.

Este video te puede gustar