Cómo divorciarte de tus padres

Divorciarte de tus padres es un paso importante en la vida y a veces difícil de dar. Significa vivir según tus normas y poner tus propios horarios, pero también ganar responsabilidades y enfrentarte a la vida real. Para que después de darlo no te arrepientas y quieras regresar sigue estos consejos de cómo hacerlo.

Medítalo y sé firme en tu decisión

giphy-2

Si estás completamente segura de que ha llegado el momento de dar el gran salto, hazlo. Si se trata de un capricho o es una decisión fruto de una discusión con tus padres, quizá no es el momento para ti. Al salir de la casa paterna tienes que ir resuelta a no volver. No quedes en malos términos con tus padres, no huyas de los problemas de casa, esos siempre se van contigo.

Maneja tus finanzas

giphy-5

Puedes hacer una lista y dividir el dinero que destinarás cada mes para la renta, la despensa, pago de servicios, ahorro y tus gastos personales, así a fin de mes no quedarás en ceros. Antes de salirte de casa puedes hacer un ensayo e ir registrando tus gastos.
Además, ahora tendrás que pagar renta, gas, luz, etcétera, muchas de tus rutinas cambiarán, revisa cómo impactará en tus finanzas.
Aunque no hay una medida estándar de cuánto deberías gastar en renta, lo mejor es que no sobrepase el 30% de tus ingresos. Vivir con menos de 70% es difícil. Pregúntate si aguantarías un recorte de salario de ese tamaño.

Etapa de aprendizaje

giphy-6

Tal vez los primeros tres meses fuera de la casa paterna sean de fiesta y de llegar tarde a tu nueva casa, pero habrá un momento en que te cansarás de eso y darás prioridad a otros asuntos. Es una buena señal de que estás madurando.

Gestiona tus tiempos

giphy-7

Ahora que eres autosuficiente necesitas definir el tiempo que dedicarás a tus deberes en casa, como la limpieza, cocinar, y demás tareas domésticas. Y también del tiempo que pasarás con tu familia, pareja y amigos.

Empieza un fondo de emergencias

giphy-8

Cuando vivimos en casa de nuestros padres no nos damos cuenta de que las tuberías se rompen, que reparar las goteras cuesta y que los electrodomésticos se descomponen. Para todo eso necesitas un guardadito. Comienza a formarlo de inmediato, así, cuando el imprevisto se presente, no te sorprenderá con la guardia baja.

Amuebla con calma

giphy-10

Finalmente, ¡no te endeudes de más! No pretendas equipar tu casa desde el inicio. Establece tus prioridades y completa tu casa poco a poco. Saborea cada paso.

Este video te puede gustar