Diferencias que hay cuando papá y mamá te cuidan… ¿curiosas, no lo crees?

Es un hecho que la crianza que recibimos por nuestros padres es muy distinta. No importa si viven juntos o en diferentes lugares. Siempre uno será más exagerado o sobreprotector que el otro. Cuando papá te cuida es más rudo, ¿no lo crees? Ahora veamos desde la perspectiva de nosotros, como hijos, cómo nos resulta esto.

Cada perspectiva es diferente

Para nuestros papás siempre seremos un tesoro sagrado. Ellos nos verán como sus niños chiquitos aunque tengamos 30 o más. Es por eso que debemos entender de cierta manera su forma de comportarse.

Cuando mamá te cuida…

  • Recién nacido. Cuando eras recién nacido sabías que lo mejor que podías tener en el mundo era tu mamá. Ella era la que te brindaba amor, además siempre estaba suave y calientita.
  • 1 a 3 años. Para estas edades, mamá sonreía con cualquier gracia que hicieras. Te sentías orgulloso de arrancarle las mejores sonrisas del mundo.
  • 4 a 6 años. No entendías por qué mamá nunca te dejaba jugar sin terminar sucio. ¡Eso era casi imposible!
  • 7 a 12 años. ¡Vaya! Mamá te regañaba por todo, o al menos es lo que tú pensabas.
  • 13-17 años. En la etapa de la adolescencia juras que tu mamá no entiende nada de tu vida. Además, piensas que está en tu contra.
  • 18-22 años. ¡Blah, blah, blah! Te cansas de escuchar el sermón “piensa que tu futuro depende de lo que hagas ahorita con tu vida. Por eso debes estudiar”.
  • 23-30 años. Si para este lapso ya has formado una familia, sabes que mamá te ayudará a cuidar a los peques cuando sea necesario. Jamás te diría que no.
  • 30-40 años. ¡Al fin logras comprender todo lo que ha hecho por ti!
  • 40-60 años. Comprendes que tu madre fue la mejor bendición que la vida pudo darte.
  • 60 +. Al fallecer, deseas poder volver a verla, aunque sea una última vez. Así le puedes agradecer todo lo que hizo por ti.

Cuando papá te cuida…

  • Recién nacido. Además de mamá, comprendiste que él también te cuidaría. Aunque estar cerca de él significaba que siempre te picaría a la hora de darte besos, debido a su barba o bigote, ya fuera que estuviera rasurado o no.
  • 1 a 3 años. Cuando papá te cuidaba era divertido, pues se convertía en tu caballito de juegos. ¡Yupi!
  • 4 a 6 años. Papá era super relajado al lado de mamá, él sí te dejaba andar descalzo.
  • 7 a 12 años. Con tal de que te quedaras quieto (muchas veces), te prestaba su celular. Además cada vez que quieres conseguir un permiso siempre dice: “Pregúntale a tu mamá”.
  • 13-17 años. En la etapa de la adolescencia juras que tu papá, al igual que tu mamá, no entiende nada de tu vida. Además, piensas que está en tu contra, pues ahora sí apoya las posturas que toma mamá.
  • 18-22 años. ¡Blah, blah, blah! Te cansas de escuchar el sermón “piensa que tu futuro depende de lo que hagas ahorita con tu vida. Por eso debes estudiar”. ¡Hasta parece que se puso de acuerdo con mamá!
  • 23-30 años. Si para este lapso ya has formado una familia, sabes que papá siempre tendrá las mejores historias que contarle a tus hijos.
  • 30-40 años. ¡Al fin logras comprender todo lo que ha hecho por ti!
  • 40-60 años. Comprendes que tu padre fue la mejor bendición que la vida pudo darte.
  • 60 +. Al fallecer, deseas poder volver a verlo, aunque sea una última vez. Así podrás agradecer todo lo que hizo por ti.

Ambos son valiosos

En la mayoría de los casos, las mamás son las más exageradas, pues temen nos pase algo. Sin embargo, también hay familias en las que papá es el dramático. Sea como sea, los dos son valiosos en tu vida. Piensa que te brindaron todo lo que ellos aprendieron en su crianza y en muchos casos lo mejoran para verte feliz. ¡Mientras los tengas, ámalos y disfrútalos al máximo!

Este video te puede gustar