Desteté a mi hijo de 2 años y esto fue lo que paso

La lactancia materna cambió mi vida, por eso lo defiendo firmemente. Nunca imagine cuánto me encantaría y lo fácil que sería para mí. Pero todo eso cambió cuando quedé embarazada.

Fui bendecida al producir mucha leche por lo tanto mi hijo nunca tomó ni una gota de fórmula. Nunca me sacaba la leche porque me estresaba la pompa. Soy ama de casa y no necesitaba un banco de leche. Su primer año lo dejé con mi suegra 3 veces por menos de 5 horas pero ni siquiera sé la tomo ya que siempre rechazó el biberón. Nunca sentí dolor ni cuándo le salía los dientes. Me mordió dos veces y firmemente le dije”no más, no muerdas.” Le quité el pecho, lloró y nunca más me mordió. No estoy presumiendo, solo les cuento como fue antes del embarazo y qué me llevó a destetar a mi hijo.

Cómo quitarle el pecho a tu bebé sin morir en el intento.

He escuchado que algunas madres lactantes tienen dificultades para concebir, pero afortunadamente ese no fue mi caso.

Mi primer trimestre fue brutal, mis náuseas eran horribles y apenas podía comer. Tenia la presión baja. Estaba tan mareada que estaba a punto de desmayarme al menos dos veces por semana. No tenía energía y migrañas diarias. No estaba de humor para amamantar. Mi hijo no me mordía, pero me dolían los pechos y los pezones. Me enojaba e irritaba que ya mejor quería dejar de darle pecho. En mi segundo trimestre, le pregunté a sus 3 pediatras, a mi ginecóloga y a un consultora de lactancia cómo y qué podía hacer para destetarlo. Todos dijeron que no, que hasta cuándo él quisiera dejarlo. Leí blogs de mamás sobre el desteté, pero solo decían que lo hicieras con amor, paciencia y cuando el bebé estuviera listo. Pues mi hijo no estaba listo y se me estaba acabando la paciencia.

Lactancia materna en publico ¿ sí o no?

Un día estaba llorando y me sentía como la peor madre.

The cute baby cries and calls mum from a bed

Tuve la suerte de poder amamantar y era un vínculo especial que ahora quería terminar. Sentí que estaba decepcionando a mi hijo. Su vida cambiará una vez que nazca su hermana y yo estaba destruyéndole la vida. Pero una noche me di cuenta de que él ya no estaba realmente interesado en amamantar. Se me pegaba por un 1 minuto por la noche antes de quedarse dormido pero mi leche se había secado. Entonces me metí a los chats de mamás en línea y me dieron consejos sobre el desteté.

Durante una semana, le leía un cuento antes de dormir, le daba agua y le cantaba.

Me tocaba el pecho pero le decía: “ya no hay pero te amo y mamá siempre va a estar contigo.” Lo abrazaba y acariciaba su rostro y él me daba un beso. Cerraba sus ojos y se dormía. Me di cuenta de que no se trataba de la leche, solo necesitaba a su madre. Después de una semana de esta rutina, dejó de pedirme pecho. Fue destetado oficialmente a una semana de cumplir los 2 años.

Estoy orgullosa de mí misma y agradecida por mi experiencia increíble y hermosa con la lactancia. No sé qué sucederá cuando nazca mi hija, pero sé que enfrentaré nuevos retos. Tal ves mi hijo tenga dificultades para adaptarse y querra pecho. Entonces podría terminar haciendo el tándem feeding (amamantar al niño y al recién nacido al mismo tiempo).

Lo que espero y obtengas de mi historia es que si quieres destetar a tu bebé, hazlo. Si tu bebé está listo, hazlo. Sí, las opiniones de los médicos y otras personas se aprecian, pero finalmente haz lo que tu creas que es mejor. Siempre tendrás culpa de mamá, pero sacúdetelo. La maternidad es difícil para todas y no estas sola.

Sigue leyendome aquí y en mis redes sociales
Sígueme en Ig Y Fb @LupitaMXLife

Este video te puede gustar