Quantcast

Después de tener un bebé, ¿realmente quiero tener otro?

Por  |  0 Comments

Hace cinco años tuve la maravillosa experiencia de convertirme en mamá. A pesar de los pequeños contratiempos a los que me enfrenté, puedo decir que es una bonita vivencia. Sin embargo, cuándo me preguntan si quiero tener otro hijo, la verdad es que no sé qué contestar. Mi opinión está dividida.

Cómo afronté la situación

Cuando supe que estaba embarazada, me sentí muy contenta y más aún porque no experimenté ningún molestia. En realidad, yo no sé qué es eso de tener náuseas o malestares durante el primer trimestre de embarazo. Casi no tuve antojos ni nada parecido. Podría decir que mi embarazo fue realmente gratificante en todos los sentidos. Esa podría ser la primera razón por la que podría animarme a tener otro bebé. La cuestión es que sé que ningún embarazo se vive de la misma forma. Así que podría aventurarme a un nuevo embarazo con la advertencia de que ahora sí puedo sufrir los estragos y malestares de la etapa.

Natural o cesárea

Otro de los puntos que más ruido me hacen al momento de pensar en si quiero volver a ser mamá, es la hora del parto. Incluso cuando has tenido un embarazo saludable, puede haber cualquier situación fuera de lo normal que haga que todo cambie en el último momento. Además, yo que pasé por una cesárea, puedo decirte que no es lo mejor que existe. Puede que sea cómodo en varios aspectos, pero a la larga puede traerte varias consecuencias poco favorables. Por ejemplo, si quieres tener otro bebé, tienes que esperar al menos tres o cuatro años para que se cierre bien tu cuerpo por dentro. Recuerda que son alrededor de siete capas las que te cortan para poder llegar hasta tu bebé.

No todo es amor

Sabemos que el amor es la clave para darle una buena vida a nuestros hijos; sin embargo, no lo es todo. Hay otros aspectos que también son importantes y si no se cubren de la manera correcta, alteran de manera negativa. Uno de los aspectos más importantes es el económico. Puedes darle todo el amor del mundo a tu hijo, pero también necesitas cubrir sus necesidades básicas, como comer, vestir y dónde vivir. En la actualidad, la situación cada vez se complica más. Los trabajos son mal pagados y además existe la explotación, pues trabajas más y no se remunera del modo correcto. A eso hay que sumarle el daño que se ha causado al planeta originando el cambio climático.

No sé si quiero tener otro bebé

Con todos los puntos antes mencionados, pienso y pienso cuál es la mejor decisión. Por un lado sé que está mi hijo, el cual a veces se siente solo, sin tener alguien de su edad con quien jugar. En ese aspecto, desearía tener otro para que así puedan estar juntos, acompañarse, crecer, compartir y convivir. La cuestión es que del otro lado de la balanza hay muchas más cosas que me detienen ante eso. Trabajo para poder darle lo necesario a mi hijo y si dejo de hacerlo dejo de proveerlo de lo necesario.

¿Sí o no?

Entonces, con otro hijo, dejaría de atenderlos a los dos porque probablemente tendría que trabajar más tiempo para poder solventar los gastos de ambos, de la casa y los míos. Si a eso le sumamos todo lo que se vive del cambio climático: más calor o frío, escasez de agua y violencia por todos lados, está aún más para pensarse. Así que, no, tal vez no me anime a tener otro hijo.

¿Tú que harías en mi lugar?


Este video te puede gustar