Deshazte de tus tareas odiosas con estos 3 pasos

¿Cuándo fue la última vez que completaste todos tus pendientes del día?
Muchas veces el problema vienes del sencillo hecho de que NO quieres hacerlo. En un mundo perfecto, deberíamos ser capaces de deshacernos de todas aquellas preocupaciones que detestamos y volcarnos en las que de verdad nos apasionan. Sea en el trabajo o en tu casa, estos tres pasos van a mantenerte motivada toda la semana hasta que acabes con todas tus tareas importantes.

giphy_listjafar

1. De tu lista de pendientes, resalta las que no quieres hacer

Empieza a leer tu lista de pendientes y fíjate cómo te hace sentir cada actividad. Resalta cualquiera que te haga sentir cualquier tipo de rechazo, hasta el más mínimo. Me refiero a esas que llevas días “olvidando” por que no te emocionan para nada, esas que haces por obligación, que todo mundo asume que lo harás tú y las que te asignan pero no te interesan realmente. Se trata de aquellas que no te produzcan ningún tipo de felicidad. La clave aquí es ser bien sincera con lo que sientes hacia la tarea.

giphy_fassbenderwonder

2. Deshazte de la mayor cantidad que puedas

Este paso se trata de dejar ir. Comienza por eliminar las actividades que sabes perfectamente que no vas a hacer. Si ya te conoces, ¿para qué te obligas? Sé sincera y piensa si realmente se va a acabar el mundo si no haces esa tarea. No te voy a mentir: Se siente rarísimo y hasta quizá te sientas un poco irresponsable. Por eso es vital que seas honesta contigo misma y te asegures de no tener problemas por dejar la tarea atrás.

giphy_nopefinger

Si la tarea debe ser ejecutada, empieza a delegar. Busca a alguien que podría disfrutar genuinamente de aquello que detestas. No necesitas ser superjefa con asistente personal a la mano, puedes hacer un simple trueque. Busca a alguien que pueda hacerlo a cambio de que lo ayudes con algo que te guste o tengas más experiencia. Suena como complicarse más la vida, pero se trata de aligerar tu carga de trabajo y mantenerte motivada para sentirte productiva. Así que realmente vale la pena.

giphy_tododog

3. Solamente haz las cosas que te gusta hacer

Todo lo que resta de tu lista tiene que resultarte atractivo. Muchas veces, simplemente no va a haber en el planeta modo alguno de delegar los deberes. No queda de otra, tienes que hacerlos. Para que resulte fácil, sólo debes ponerte creativa engañando a tu cerebro. Es preciso que cambies tu enfoque hacia la tarea hasta que te sea atractiva. Por ejemplo, puedes combinar una aburrido con una que te haga más feliz o represente un reto físico o mental. Si encuentras algo bueno que acompañe a la tarea, será mucho más fácil realizarla.

Otra cosa que te puede ayudar, es pensar en el efecto que tiene en las demás personas. Por ejemplo, piensa cómo tus tareas ayudará a tus compañeros de trabajo, a tu familia o a tu cliente final. Saber que tu esfuerzo tiene un efecto positivo en alguien más, es una gran fuente de motivación para acabar. Por lo tanto, no olvides buscar razones realistas para motivarte a cumplir.

giphy_beyrollercoaster

¡Listo! Puede parecer extraño o imposible, ¡pero no tienes nada que perder!
Haz la prueba y fíjate cómo cambia tu actitud durante la semana.
¿Quién no quiere una semana más ligera?



Este video te puede gustar